Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria química exportará un 48% más en 2017 que una década antes

El sector calcula que la facturación superará los 60.000 millones el año que viene

Instalaciones de la fábrica de la química Inovyn (Solvay), en Martorell
Instalaciones de la fábrica de la química Inovyn (Solvay), en Martorell

La facturación de la industria química española superará los 60.000 millones de euros en 2017. De esta cantidad, más de la mitad, 34.027 millones, corresponderá a exportaciones, según las previsiones de la patronal del sector, Feique, presentadas este lunes por su presidente, Anton Valero, justo un día de que se celebre su asamblea anual.

Las buenas perspectivas de la industria química para lo que queda de año y el próximo -las ventas subirán un 0,7% y un 3,1%, respectivamente- deben casi todo a la exportación, que no ha dejado de crecer desde 2010. En 2007, el sector vendió fuera de España 22.878 millones. Diez años después las ventas fuera habrán crecido un 48,7%.

El sector químico ha capeado la crisis, a tenor de sus cifras de facturación y producción, mejor que el resto de la industria. Si en 2007, sus ingresos ascendían a 49.743 millones; en 2016, el pronóstico de Feique es que acabe con unas ventas de 59.391 millones y con 60.579 en 2017.

Durante la presentación de los datos agregados del sector, que emplea a 190.000 trabajadores que perciben un salario medio de 37.750 euros al mes, el presidente de Feique ha reclamado un pacto político por una política industrial, para que esta deje "no cambie según el Gobierno". Sobre todo, Álvarez señaló a tres aspectos relacionados con la política que, en su opinión, deben mejorar: "una legislación más coherente", la política energética y la logística.

En el primer caso, se refiere a la cantidad de normas de diferentes niveles (europea, estatal, autonómica, provincial, local), que acaban, según ha explicado, por ser contradictorias en ocasiones y "asfixiantes". Más énfasis ha puesto en la energía. Explica la patronal que los principales países europeos con los que compite España (Alemania, Bélgica, Holanda) tienen costes energéticos que son entre un 20% y un 30% más baratos.

En lo referente al transporte, la reclamación de Valero es general, pero tiene plasmaciones concretas. Una de ellas es el tren, del que ha señalado el ejemplo de que había un compromiso para que llegara el ancho de vía europeo al polo químico de Tarragona en 2017 y ya se ha retrasado. También ha señalado que sería importante permitir la circulación de camiones hasta 44 toneladas.

También ha reclamado que industria tenga una Secretaría de Estado. Ahora es una secretaría general que integra Industria y Pymes. Esto es una forma de elevar el rango de la consideración política. Un asunto que ha dejado claro Valero es que el sector no reclama que le ayuden para salir de una crisis. Tras presentar las cifras positivas de negocio y exportación, ha sentenciado: "No pedimos que nos saquen del agua".