Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abengoa pierde 3.689 millones el primer semestre

La compañía sufre la pérdida de valor de los activos y el frenazo de su negocio

Abengoa pierde 3.689 millones el primer semestre

La crisis pasa factura. El grupo Abengoa perdió 3.689 millones de euros en el primer semestre, frente al beneficio de 72 millones en el mismo periodo del año anterior. Estas cuantiosas pérdidas reflejan el deterioro de activos y la ralentización del negocio como consecuencia del proceso de reestructuración en el que se encuentra la compañía desde que en noviembre del año pasado presentó el preconcurso de acreedores. Eso ha supuesto fuertes restricciones de liquidez, según ha informado la propia empresa.

Del total de pérdidas cuantificadas, 3.253 millones corresponden a los impactos negativos por la menor valoración de las actividades de bioenergía en EE UU y Europa y las líneas de transmisión en Brasil debido a los distintos procesos concursales abiertos y a provisiones por costes de construcción.

En concreto, la pérdida de valor de los activos de bioenergía ha supuesto un deterioro de 1.256 millones y el de las líneas de transmisión brasileñas 946 millones. Otros 877 millones se deben a la venta, discontinuación o hibernación de ciertos proyectos y a la pérdida reconocida en la venta de determinados activos financieros.

El propio proceso de reestructuración, asimismo, ha contribuido a hundir un 63% la cifra de negocios semestral, hasta 1.215 millones.

Por divisiones, ingeniería y construcción facturó 611 millones, un 71% menos, por la ralentización de la actividad, principalmente en México, Chile, Sudáfrica y Brasil. La cartera de pedidos en esta división sumaba unos 4.500 millones al cierre del trimestre.
La compañía ha subrayado que en estos seis meses se ha adjudicado nuevos proyectos por unos 800 millones. El área de concesión registró unas ventas de 73 millones, un 58% menos, lastrada por las desinversiones llevadas a cabo. El área industrial ingresó 532 millones, un 45% menos, por la ralentización de la actividad, que ha llevado incluso a la paralización de algunos de los complejos en EE UU y Europa.

Deudas de 9.000 millones

Las ventas del grupo se han cifrado en 1.215 millones, condicionadas por las restricciones de liquidez, según la compañía. El resultado bruto de explotación (ebitda) contabilizó una cifra negativa de 51 millones, frente a los 650 millones positivos de 2015. La deuda del grupo se sitúa a final del periodo analizado en 9.026 millones, manteniéndose una cifra similar a la que arrastraba en el momento del preconcurso.

Abengoa abrió esta semana el periodo de adhesiones para su plan de reestructuración, que prevé una empresa más pequeña, centrada en la ingeniería, y controlada por los acreedores, tanto actuales como los que aportarán los fondos necesarios para reflotar el grupo.
Este plan necesita contar con el apoyo del 75% de la deuda antes del 28 de octubre para evitar el concurso. Una vez logrado, Abengoa “tiene previsto adoptar las medidas necesarias para restituir el equilibrio de su neto patrimonial” en la segunda mitad del año una vez el impacto positivo de derivado de las quitas (97% con 3% de interés) y de la ampliación de capital previstas en el acuerdo de reestructuración.