Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas exige más recortes a Portugal

Antes del 15 de octubre deberá tomar "medidas efectivas" por valor de 450 millones de euros

El primer ministro portugués, António Costa.
El primer ministro portugués, António Costa. REUTERS

Bruselas exige que el Gobierno portugués tome medidas antes del 15 de octubre para que no se le dispare el déficit de 2016, según consta en el tercer informe de la Comisión Europea después de la salida de la troika. Los técnicos de la CE reconocen que hasta mayo Portugal está cumpliendo con sus compromisos presupuestarios, pero teme que se desboquen las cuentas en la segunda parte del año porque es en este periodo cuando se empezarán a sentir en las arcas públicas la bajada del IVA de la restauración y el fin de los recortes salariales a los funcionarios.

La CE quiere que el déficit sea del 2,5%. El primer ministro, António Costa, ya ha dicho que quedará “confortablemente” por debajo de esa cifra, aunque no se cumplirá el objetivo del presupuesto, que es del 2,2%. La CE considera que, si no se toman medidas, el déficit será del 2,7%.

En el caso del déficit estructural, el informe también da malos pronósticos, pues prevé que se agrave en 0,25 puntos, en lugar de una reducción del 0,2% prevista por el Gobierno.

Bruselas exige que antes del 15 de octubre Portugal presente ”medidas efectivas” para garantizar que el déficit se queda en el 2,5%. Para ello, según Bruselas, hay que recortar el gasto o aumentar los ingresos correspondientes al 0,25% del PIB, es decir, unos 450 millones de euros.

Bruselas critica el aumento del salario mínimo porque en dos años han aumentado un 60% las personas que lo reciben, y la desprivatización de la TAP, que le causa al Estado unas pérdidas de 30 millones de euros este año, al recomprar el 50% de la compañía.

La desconfianza de la CE llega cuatro días después de que el portugués Consejo de Finanzas Públicas empeorara sus previsiones respecto a las que había hecho en marzo. En su análisis señala como síntomas especialmente graves el poco crecimiento (pronostica un 1%) y la caída de la inversión internacional (0,3 frente a la subida del 4,1% del año anterior).