Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro portugués: “No tiene el menor sentido hablar de rescate”

António Costa asegura que se están resolviendo los problemas financieros

El primer ministro portugués, António Costa.
El primer ministro portugués, António Costa. AP

El primer ministro portugués, António Costa, ha desmentido absolutamente la posibilidad de un segundo rescate del país, después del sucedido en 2011. “No tiene el menor sentido de hablar de rescate alguno”, respondió enfáticamente durante un acto de apertura del año escolar en la mañana del miércoles.

A la vez, el ministro de Finanzas, Mário Centeno, comparecía en la Asamblea de la República en donde se empieza a discutir el presupuesto para 2017, que el Gobierno tiene que presentar en Bruselas antes del 15 de octubre. Centeno ha anunciado que se reducirá la carga fiscal sobre los ciudadanos, aunque dejó la puerta abierta a un aumento de los impuestos indirectos. Actualmente la carga fiscal sobre el PIB es del 34,1%, una décima menos que hace un año.

La portavoz del Bloco de Esquerda, Mariana Mortágua, que apoya al Gobierno, le recordó a Centeno que el país no puede crecer sin una restructuración de la deuda. "Con la asfixia de la deuda (131% del PIB) y la falta de recursos presupuestarios, no se entiende que este tema no se ponga encima de la mesa", añadió Mortágua. A es trapo no entró el ministro en ningún momento de la comparecencia

El fantasma del “rescate” sigue dando que hablar. El líder parlamentario del Partido Socialista, Carlos César, reconoció que a final del pasado año se pensó en esa posibilidad por “la herencia del sector bancario que dejó el anterior Gobierno; pero esa fase se superó”.

En vísperas de Navidad, el Banif fue colocado al banco de Santander por 150 millones de euros y libre de deudas. Ahora, el Gobierno ha recapitalizado el primer banco del país, el público CGD, con más de 2.600 millones de euros aparte de otras ayudas, y espera que se venda Novo Banco, donde también se prevén pérdidas de miles de millones.

La estabilización de la banca ha sido el primer objetivo del ministro de Finanzas desde que llegó al Gobierno. El resto parece en orden, según asegura Costa: “Vamos a tener un déficit por debajo del 2,7%, la deuda está siendo bien administrada y hay una enorme estabilidad en las tasas de interés aplicadas a Portugal”. Costa le recomendó al líder de la oposición, Pedro Passos Coelho, que en lugar de mentar al diablo se fuera a cazar pokémons.

En la misma mañana, Portugal solo colocó deuda por valor de 750 millones en lugar de los mil millones previstos, porque la colocación había superado el 4% de interés en los bonos a 20 años.