Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¿De quién son los datos?

El anuncio de Telefónica de una "cuarta plataforma" levanta dudas sobre su utilidad y sobre la propiedad de los datos

Vittorio Colao, CEO de Vodafone, Stephane Richard (presidente de Orange) y José María Alvarez Pallete (presidente de Telefonica), en Santander.
Vittorio Colao, CEO de Vodafone, Stephane Richard (presidente de Orange) y José María Alvarez Pallete (presidente de Telefonica), en Santander.

José María Álvarez Pallete ha anunciado que Telefónica está trabajando en una “cuarta plataforma” para que sus clientes puedan conocer y gestionar los datos que sobre ellos tienen las empresas de Internet (Google, Facebook, Whatsapp...).

Este movimiento se ha interpretado como una batalla más en la guerra entre las telecos y las Over The Top (OTT), con personas interpuestas. Pues las telecos no pueden vender a las OTT los datos de sus usuarios y quieren que lo hagan ellos mismos.

Al mismo tiempo, parece ser la respuesta al movimiento que hizo Google en su día de encriptar el tráfico de datos cuando un usuario utilizaba alguno de sus productos, de tal forma que las operadoras de telecomunicaciones no podían ver qué hacían.

Dudas

Aún no ha explicado Telefónica cómo lo va a hacer, porque una teleco conoce los datos que conoce, pero hay otros datos que los usuarios entregan directamente a empresas de internet que les prestan servicios “gratuitos”.

E, incluso, sobre los datos que sí conoce de otras empresas, puede haber dudas de si pueden comunicárselos a los usuarios, o está obligado al “deber de secreto” del artículo 10 de la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Pero la mayor duda es: ¿para qué necesita un usuario que Telefónica desarrolle una plataforma con la que poder saber los datos que tiene Google sobre él, cuando resulta que Google se lo dice en el apartado “Mi Actividad” de “Mi Cuenta”.

Por otra parte, y aunque habrá que ver el interfaz de gestión de dicha plataforma, no veo yo al usuario medio gestionando y explotando económicamente sus datos, porque, hoy por hoy, está de acuerdo en “cederlos” a cambio de dichos servicios.

Lo que sí veo es que, con el tiempo, aparezcan “intermediarios” profesionales que se dediquen a este nuevo negocio (ya hay algunos); tanto agentes individuales (por ejemplo, despachos de abogados), como entidades de gestión colectiva de datos.

¿Son los datos una propiedad?

Pero lo que más me ha interesado de este anuncio es el “debate de fondo”, sobre la “propiedad” de los datos. Pues el Presidente de Telefónica decía que “va a poner esos datos en manos de sus dueños, a quienes se les ha expropiado, para que ellos decidan qué hacer y cómo rentabilizarlos… qué es justo y no es justo”. Muy en nuestra línea tradicional de entender la Justicia, como “dar a cada uno lo suyo”.

¿Qué significa que un dato es “tuyo”? ¿Que te pertenece, como una propiedad, o que te afecta, aunque no te pertenezca? Puede haber datos que no son tuyos, en el sentido de propiedad, pero que te afectan (a tu honor, intimidad o propia imagen) y, por lo tanto, tienes derecho a que no se “traten” ni “exploten” sin tu autorización: por ejemplo, la reputación on line, o el perfil de navegación, o la huella digital, etc.

El caso más claro es el de las fotografías que se suben a las redes sociales, cuya propiedad (material e intelectual) puede ser de una persona (normalmente de quien ha hecho la foto), pero todos los que aparecen en ella tienen también un derecho sobre ella (a la propia imagen) y, por tanto, el propietario de la foto tiene que contar con su autorización para subirla. Sobre una cosa pueden confluir varios derechos.

Pues bien, sobre los datos también pueden confluir diferentes derechos y, en este sentido, el Reglamento europeo de Protección de Datos distingue entre el titular de los datos y los afectados y los interesados en los datos; que pueden ser personas, empresas privadas, entidades públicas e, incluso, la Sociedad en su conjunto, que necesita conocer ciertos datos para identificar a las personas y, así, poder convivir.

Es más, aunque a algunos pueda “chocar” esta afirmación, hay datos personales privados, porque afectan a la intimidad o vida privada, y datos personales públicos, que no se refieren a nuestra intimidad sino a la esfera pública o vida en sociedad, y, sobre éstos (como en propiedad intelectual), existe un cierto “condominio” entre el titular y la Sociedad, y un “dominio público” de datos, o datos de dominio público.

Más información