Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Un modelo para recolocar parados

España tiene un problema. Se llama ineficacia de las políticas públicas de empleo

España tiene un problema. Se llama ineficacia de las políticas públicas de empleo. El servicio público de empleo británico recoloca en el plazo de un año al 86% de los parados demandantes de empleo (2011). El programa francés para desempleados menores de 26 años, un 27%. El SEPE español, un 2%. Sus mejores homólogos autonómicos —el catalán y el extremeño— han logrado en sus mejores momentos culminar hasta el 12% de las colocaciones gestionadas.

El éxito del modelo británico (el alemán también es muy eficaz) se basa en la confluencia, competencia y colaboración público-privada, que aquí siguen siendo por desgracia mal vistas.

Por desgracia, porque hay programas que funcionan muy bien, aunque en muchos casos aún se trate de experiencias locales, limitadas, aplicadas a universos pequeños.

Una de ellas es el programa Feina amb Cor (Trabajo con Corazón) desarrollado por la asesoría Ingeus para Cáritas/Barcelona. Hasta diciembre de 2015 ha atendido a 2.983 personas: el 64% encontró un primer empleo en un plazo de medio año, y hasta el 71% posteriormente. De sus usuarios, un 39% llevaba más de tres años en el desempleo, la mitad cuenta más de 45 años y el 63% posee un nivel bajo de formación.

"Nuestro propósito es que la gente que cae a la cuneta, salga de ella", explica el consejero delegado de Ingeus, Gregori Cascante. Opera tanto o más "sobre la igualdad de oportunidades que sobre política de empleo". Más que formar, orienta al parado (con un asesor personal durante seis meses) muchas veces con técnicas de coaching: a redactar un curriculum, a conocer sus habilidades, a presentarse, a mantener una entrevista, a buscar oportunidades por Internet...

A veces le ayudan a adquirir el material requerido por el ofertante de empleo: seis aspirantes al puesto de ayudante de cocina lo obtuvieron al poder presentarse con un juego de cuchillos; un vigilante de noche, al exhibir unos zapatos negros; un chaval que encontró plaza en Valencia pudo personarse allí porque se le pagó el billete... Elemental, pero no obvio. Unos recuperan la motivación perdida, otros aprenden a poner sus capacidades en orden, los demás, aprenden a gestionar mejor su tiempo.

El gran dilema de estos servicios es si consiguen un efecto sustitución de suma cero, o sea, si logran colocar a unos parados (sus usuarios) en vez de otros (los que no lo son). "Lo que es seguro es que logramos que las colas del desempleo se cronifiquen menos; que muchas empresas incorporen a gente más adecuada al perfil perseguido, con lo que su empleo resulta más estable; y sobre todo, que los de la cuneta de la larga duración que nunca encontrarían un puesto de trabajo logran recolocarse", indica Cascante.

Ingeus pertenece a un grupo multinacional fundado hace 23 años por Thérèse Rain, esposa del exprimer ministro laborista australiano Kevin Rudd, varias veces condecorada por su compromiso con los derechos humanos. Empresa y tarea social. Lucro y solidaridad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción