Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estas son las gasolineras más caras y más baratas de España

La gasolina más económica de la península está en Salamanca y el diésel en Burgos

Estación de servicio de Repsol en Madrid.
Estación de servicio de Repsol en Madrid.

Los españoles que hayan elegido este fin de semana para salir de vacaciones o para regresar a sus casas en coche deberán de tener cuidado con los atascos: la Dirección General de Tráfico estima 6,5 millones de desplazamientos entre el viernes y el lunes. Sin embargo, no tendrán grandes disgustos con el precio de gasolina: en lugar que aumentar, como muchas veces ha pasado en víspera de las operaciones salida y retorno, se ha apuntado un descenso y ha pasado de los 1,149 euros el litro de hace una semana a costar 1,144, de acuerdo con los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. También el gasóleo se ha abaratado respecto a hace siete días, al marcar los 1,026 euros frente a los 1,030 de la semana anterior. En comparación con el año pasado, la caída es aún mayor: la gasolina se ha abaratado en un 12% y el coste del diésel ha caído en casi un 10%.

Los conductores que no quieran pagar el carburante más de la cuenta para llenar el depósito tienen la posibilidad de acudir a los surtidores más baratos. Existen mapas que indican las estaciones de servicio más asequibles según el precio del combustible, como la que pone a disposición el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y otras que permiten localizar las gasolineras más convenientes según ruta y ubicación.

En Salamanca, gasolina por menos de euro

Excluyendo las Islas Canarias, Ceuta y Melilla —que tienen impuestos diferentes respecto al resto de la península—, la gasolinera más barata de España está en Salamanca, en Ciudad Rodrigo: el litro de gasolina vale 0,989 en el surtidor de PGS. En el otro extremo se sitúa Barcelona (1,297 euros), que vende en Montseny la gasolina más cara del país. Las otras dos estaciones de servicio que cierran el podio como las más prohibitivas están en Baza (Granada), con 1,289 euros el litro y Roquetas del Mar (Almería), con 1,285.

En Madrid, las gasolineras más baratas son el Costco de Getafe, un Ballenoil de Vallecas y un Plenoil en el kilómetro 267 en la carretera de Villaverde a Vallecas. En estos surtidores se puede repostar por 1,032 y 1,035 euros el litro. Las estaciones de servicio más caras de la capital están en Horacajo de La Sierra, donde un establecimiento de Q8 vende el litro de gasolina por 1,223 euros, y el surtidor de Repsol del kilómetro 34 de la M-50 (1,209 euros). 

En Barcelona, la gasolina más accesible está en los surtidores de Alcampo de Sant Quirze del Vallès y Sant Adrià de Besòs. En estas dos estaciones de servicio el litro cuesta, respectivamente, 0,997 y 1,004 euros. En Valencia, los precios son más elevados: la gasolina más económica es la del Ballenoil de Guadassuar, que vale 1,039 el litro; la más cara de la provincia, en Fuenterrobles, cuesta 1,249 euros.

En Sevilla tampoco se encuentra gasolina por menos de un euro: el surtidor más barato, un Ballenoil de Carmona, la ofrece por 1,059 euros el litro. La más cara está en Écija, en la autovía A-4, donde cuesta 1,209 euros. En Vizacaya, la gasolina más barata de la zona está un Simply de Durango. Ahí, el litro se vende por 1,027 euros.

El diésel más barato, en Burgos

El diésel más barato de la península está en Burgos, en Villarcayo, donde se puede encontrar por 0,84 el litro. Por unos céntimos más (0,869) se puede repostar en La Rioja y en Bujaraloz (0,871), en Zaragoza. El gasóleo más caro del país se vende en una estación de servicio de Palusoil en Cartagena, Murcia, donde alcanza 1,219 el litro.

En Madrid, los tres surtidores con la gasolina más barata de la ciudad son también los más asequibles para el diésel: su oferta va de los 0,915 euros del Costco de Getafe a los 932 céntimos del Plenoil de la carretera de Villaverde a Vallecas. Los precios más elevados los tienen las gasolineras Shell y Cepsa de Guadarrama, que ofrecen el litro de diésel por 1,099 y 1,094 euros respectivamente.

También en Barcelona los establecimientos de Alcampo de Sant Adrià de Besòs repiten como los surtidores con el diésel más barato: 1,004 y 1,005 euros respectivamente. En Valencia, por otro lado, la estación de servicio más económica no coincide con la que tiene la gasolina más barata. Ahí el podio lo ocupa una gasolinera de Alcampo, situada en Aldaia, donde el litro de diésel cuesta 91 céntimos. Le sigue el Alcampo de Alboraya (0,919 euros el litro).

En Sevilla el Ballenoil de Carmona repite como la gasolinera más barata también para el diésel, seguida por un surtidor Sedigas en la misma localidad. En estas estaciones el litro de gasóleo vale, respectivamente, 0,899 y 0,909 euros el litro. El Simply de Durango, en Vizcaya, también se reafirma como el más económico para repostar: 0,897 euros el litro. Le siguen el Eroski de Abadiño y el de Elorrio. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información