Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo resiste de forma precaria

Las expectativas de creación de puestos de trabajo se mantienen pese al creciente pesimismo

Hace seis meses, solo una de cada diez empresas encuestadas por el Barómetro de Empresas elaborado por Deloitte para Negocios esperaba reducir su facturación durante el primer semestre del año. Lo han hecho una de cada cuatro. Un 14% pensaba que su rentabilidad se iba a reducir; en realidad, eso ha ocurrido en casi un 30% de las firmas. Y, sin embargo, cuatro de cada diez firmas sondeadas afirmaron haber incorporado personal desde enero: más que el 33% que lo esperaba hace seis meses. Es cierto que el porcentaje de empresas que dicen haber despedido también ha aumentado. Pero a pesar de los resultados empresariales, peores de lo previsto, y la desconfianza con el futuro económico, cuatro de cada cinco empresas han mantenido su plantilla al menos a niveles de hace seis meses.

La mitad de las empresas que afirman haber contratado en los últimos seis meses argumentan haberlo hecho por el aumento de la producción o de la cartera de pedidos. Una de cada tres justifica su decisión por la mejora en la coyuntura económica, y una de cada cinco señala que su objetivo al crear puestos de trabajo era la renovación de su plantilla. El cambio generacional también ha sido un factor para las empresas que han eliminado empleo: un 50% de ellas afirman que las jubilaciones y las prejubilaciones han sido un motivo para enjugar sus nóminas. Otros factores para despedir han estado en la disminución de la producción y la cartera de pedidos (para un 41% de las firmas), y los cambios en la productividad (un 35%).

Ninguno de estos factores es muy distinto de los argumentados por las empresas hace seis meses. Tampoco lo es el mapa de la temporalidad laboral: la mayoría de las empresas encuestadas (el 48%) afirma que más del 90% de sus trabajadores tienen contrato fijo, mientras que solo el 6% señala que más de la mitad de su plantilla es temporal.

El empleo resiste de forma precaria

Por sectores, la industria que más ha contratado ha sido la hostelería y el turismo, donde todas las empresas encuestadas afirman haber aumentado plantilla. Para el segundo semestre, ninguna empresa prevé reducir personal, y solo una de cada siete piensa mantener su número de empleados. No es de extrañar. Hace tan solo diez días, el presidente de la patronal Exceltur preveía que 2016 será el año de un “tsunami turístico”: impulsados por el debilitamiento de otros grandes destinos de sol y playa (entre ellos Egipto y Turquía) y a falta de conocer los efectos reales del Brexit, el número de visitantes tiene previsto crecer un 9% para llegar a unos apabullantes 74 millones de turistas, un récord histórico.

Al turismo le sigue la distribución y el sector inmobiliario, donde ninguna empresa ha afirmado haber reducido su personal (ni piensa hacerlo en la segunda mitad del año). Por el otro lado, en dos áreas —aseguradoras y constructoras— el número de firmas que ha reducido personal supera el 40%.

En el primer semestre de 2016, la mayoría de las empresas encuestadas por el Barómetro aumentaron su facturación, como lleva sucediendo desde la segunda mitad de 2013. Pero por muy poco: solo un 51%, la menor cifra desde hace 18 meses. Mientras, el porcentaje de compañías que afirman haber reducido sus ingresos regresó a los niveles de 2014.

Los sectores donde más empresas incrementaron su facturación en el primer semestre del año fueron la hostelería (donde el 87% de las firmas afirmaron haber aumentado sus ventas), el asegurador y el inmobiliario. Para el segundo semestre, el sector más optimista es el de los bienes de consumo: el 82% de las empresas encuestadas espera aumentar su facturación, a pesar de que en la primera mitad del año solo una de cada tres registró mayores ingresos.