Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos conductores denuncian a Uber para que les reconozca vacaciones y baja laboral

La plataforma de transporte compartido tendrá que cambiar todo su modelo de negocio si prospera la demanda en Londres

El director general de Uber en Hungría anuncia la suspensión del servicio.
El director general de Uber en Hungría anuncia la suspensión del servicio. AFP

Dos conductores londinenses han denunciado a Uber ante un tribunal laboral británico bajo la acusación de que la plataforma de transporte urbano está actuando ilegalmente al no ofrecer derechos laborales como vacaciones y pago por enfermedad. En caso de que el tribunal diera la razón a los demandantes, Uber tendría que replantearse todo su modelo de negocio, ya que no tiene ningún vínculo laboral con los conductores, limitándose a cobrar una comisión por cada viaje.

Uber está especialmente implantado en Londres y su zona metropolitana donde existen más de 30.000 conductores que usan la aplicación, que permite a los usuarios reservar y pagar por un taxi a través de su teléfono móvil. La firma asegura que sus conductores disfrutan de flexibilidad en sus horarios y reciben en promedio más del salario mínimo.

La firma, por inversionistas como Goldman Sachs y alfabeto unidad de Google Inc, ha crecido rápidamente en todo el mundo y está valorada en 62.500 millones de dólares, más que algunos grandes conglomerados industriales como General Motors, pero se ha enfrentado protestas, prohibiciones y restricciones en varias ciudades. En España está prohibida cautelarmente por un juzgado a la espera de que se celebre el juicio para ver si se autoriza o se veta definitivamente

En Londres, se ha defendido de los intentos de los conductores de los famosos taxis negros de la ciudad de que se declarara ilegal y ha convencido a las autoridades responsables del transporte de que no aplique normas más duras para poder usar la aplicación como sucede en otras ciudades, entre ellas, las del control del historial de los conductores.

Sin embargo, un fallo a favor de los dos conductores acarrearía una catarata de demandas de los trabajadores que ahora funcionan como autónomos.

"Esta afirmación es de vital importancia para los miles de conductores Uber que trabajan en Inglaterra y Gales y tiene implicaciones más amplias incluso que eso," señaló Annie Powell, abogado de empleo de la firma de Leigh Day.

"Estamos viendo una erosión progresiva de los derechos laborales ya que las empresas clasifican erróneamente a sus trabajadores por cuenta propia a fin de evitar el pago de vacaciones y el salario mínimo nacional," dijo.

Los conductores también están descontentos con unos emolumentos que se ven reducidos por las quejas de los clientes, aunque Uber defiende que en pocas ocasiones se penaliza al conductor salvo que la ruta adoptada sea excesivamente larga.

Pagos por demandas

La plataforma colaborativa ha tenido que llegar a varios acuerdos extrajudiciales para evitar enfrentarse a demandas multimillonarias en los tribunales. La última del pasado mes de mayo afecta a dos demandas colectivas con más de 385.000 conductores de California y Massachusetts que le permitirá seguir considerándolos trabajadores independientes a cambio de una indemnización de 86 millones de euros.

Peor el mal puede ser peor si se lesgila en contra de la plataforma. La compañía de servicios de transporte estadounidense anunció la pasada semana la suspensión de su servicio en Hungría por la “imposibilidad” de operar en el país, la primera decisión de este tipo en Europa. El pasado día 13 de julio  entraba en vigor una nueva ley que permite a las autoridades húngaras bloquear los servicios de taxi que operan sin un sistema centralizado, como el caso de Uber.