Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuantas familias no pueden comer carne o calentar la casa? Las cifras de la pobreza en España

El 13% de los hogares declara tener muchas dificultades para llegar a fin de mes. Cuatro de cada diez no pueden ir de vacaciones

¿Cuantas familias no pueden comer carne o calentar la casa? Las cifras de la pobreza en España pulsa en la foto

Si mañana descubre que tiene una caries, ¿podría permitirse ir al dentista? Si se le rompe la caldera y tiene que sustituirla de urgencia ¿podría resistirlo el presupuesto familiar? Para casi cuatro de cada diez hogares españoles, cualquier gasto repentino es inasumible. Según la encuesta de anual de condiciones de vida que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística, el 39,4% de los hogares no tenía  el año pasado capacidad para afrontar gastos imprevistos. Es algo menos que el año anterior (cuando eran el 42% de los hogares), pero sigue siendo una cifra elevada, sobre todo si se compara la situación con los momentos previos a la crisis. En 2008 declaraban no poder permitirse las vacaciones un 34,5%.

La encuesta del INE, realizada en primavera de 2015, revisa algunos gastos que pueden revelar el estado de los presupuestos de las familias españolas. Así, por ejemplo, ir una vez al año de viaje o excursión durante una semana es un lujo inalcanzable para buena parte de los españoles. En concreto, para el 40,6% de los hogares, que no se podía permitir en 2015 ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Este porcentaje es 4,4 puntos inferior al registrado en 2014, pero de nuevo superior a la era precrisis: en 2008 era del 29,9%.

La economía familiar, además, se complica según avanzan las semanas. El 13,7% asegura que tiene "mucha dificultad" para llegar a fin de mes. Y el 9,4% se retrasa cada mes en los pagos básicos de la vivienda principal.

Al margen de estos cuatro grandes indicadores (poder ir de vacaciones, afrontar imprevistos, pagar a tiempo la casa o llegar a fin de mes) la encuesta del INE ahonda en muchos más detalles que se consideran síntomas de pobreza o de riesgo de exclusión. Son parte del llamado indicador AROPE (que se usa a nivel europeo en las estrategias de lucha contra la pobreza) y hay varios termómetros. Uno de los más importantes es el que mide la carencia de material severa.

El lujo de calentar la casa

Por ejemplo, según esta lista de elementos de alarma, el 2,7% de los hogares no puede permitirse consumir cada dos días una ración de carne o pescado. El 10,2% no puede permitirse mantener la casa a la temperatura adecuada (lo que se consideraría pobreza energética). El 6% no puede permitirse tener un coche. Y el 6,5% no dispone de ordenador personal por no ser capaz de pagarlo.

Todos estos indicadores han mejorado algunos puntos con respecto al 2014. Sin embargo, la brecha es mayor que antes de la crisis. Por ejemplo, en cuanto a no tener capacidad consumir carne y pescado, en 2008 era el 2,2% de la población, cinco décimas menos que ahora. La incapacidad para calentar la casa se ha elevado desde el inicio de la crisis del 6,2% de la población al 10,7%.

Si se separan estas situaciones por tipo de hogar, en muchos casos los indicadores más elevados golpean a familias con niños.

Más información