El Santander duplica beneficios en Portugal

El banco español acabará el año como la primera entidad financiera del país por beneficios

Una oficina del Banco Santander
Una oficina del Banco SantanderEFE

El Banco Santander Totta ganó en el primer trimestre del año 114,5 millones de euros, duplicando los 53,8 millones de hace un año, según los resultados presentados en la mañana del lunes en Lisboa por el presidente, António Vieira Monteiro. las cuentas ya incluyen la integración del Banco Banif, adquirido a finales de diciembre por 150 millones de euros, "aunque el impacto de esta adquisición en los resultados trimestrales son marginales", afirmó su presidente, al equilibrarse ingresos con los costes de la compra.

El margen financiero mejoró un 26,8%, las comisiones aumentaron un 26,8% y el producto bancario aumentó un 38,9%. Los costes operativos también aumentaron, un 23,3%, hasta los 144 millones, asumiendo ya la compra del Banif. Gran parte de los buenos resultados se debe a la caída del dinero destinado a cubrir impagos, que bajó un 58,5%, y fue de 14,2 millones de euros.

Los recursos de los clientes aumentaron un 23,3% para los 31.200 millones de euros y el crédito subió un 28,5% hasta llegar a los 34.000 millones de euros.

Por resultados, el Santander Totta se convierte en el primer banco del país, aunque su mercado por depósitos apenas sea del 12% del total. La pasada semana presentó resultados el BPI -donde el mayor accionista es CaixaBank-, que ganó 45 millones de euros, y es el tercero del país en beneficio en competencia con el BCP, que ganó 46 millones, un 33% menos que hace un año.

Faltan por conocerse los resultados de los dos principales bancos portugueses por depósitos, ambos públicos, Caixa Geral de Depósitos, que lleva años dando pérdidas, y el Novo Banco -versión buena del Banco Espírito Santo- que el pasado año perdió alrededor de 900 millones de euros.

Contra la 'españolización' de la banca

Los buenos resultados de los bancos españoles Santander y, en su parte alícuota, BPI coinciden con la publicación de un manifiesto de exbanqueros y exresponsables de Finanzas del país, donde alertan de los peligros de la españolización de la banca portuguesa. El manifiesto de los 51 critica duramente la venta de Banif al Santander, especialmente al Banco Central Europeo, a quien acusa de una estrategia "que coloca a la banca privada nacional en dependencia de un muy escaso número de bancos de un país extranjero".

Algunos de los firmantes tuvieron responsabilidades en la debilidad de un sector, que se arrastra desde hace años, como se ha puesto de relieve en la Comisión de Investigación del Banif. Según los expertos que acudieron al parlamento, ya desde 2013 se sabía que el banco era inviable, pese a lo cual se decidió seguir inyectando dinero del estado.

El eurodiputado socialista Francisco Assis -contrario a la corriente del primer ministro António Costa- ha salido al paso de este manifiesto, señalando en una entrevista a Diário de Notícias que "es peligroso demonizar a España" y desdramatizando la presencia de capital de este país en la banca.

Assis recuerda que los grupos económicos portugueses no tienen capacidad para recapitalizar la banca. "No veo alternativa a las soluciones encontradas", dice. "¿Es preferible encontrar dinero de fuera del espacio político europeo?", reflexiona ante la posibilidad de capital angoleño o chino. Assis recomienda centrar los esfuerzos en la Caixa Geral de Depósitos, que va a necesitar un importante refuerzo de dinero público este mismo año, cuando aún no ha devuelto nada de lo que le dieron en 2013 y continúa en pérdidas.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50