Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abertis alarga otra concesión en Puerto Rico a la espera de nuevas integraciones

El grupo de infraestructuras pagará 100 millones de euros para ganar 10 años de vida útil de sus dos autopistas

Francisco Reynés y Salvador Alemany, consejero delegado y presidente de Abertis, respectivamente
Francisco Reynés y Salvador Alemany, consejero delegado y presidente de Abertis, respectivamente REUTERS

Abertis ha dado otro paso en su estrategia de prolongar sus actuales concesiones a falta de poder incorporar nuevas autopistas a su negocio. Hoy ha anunciado un acuerdo para que su negocio en Puerto Rico gane diez años de vida y se asegurará la explotación de las vías PE-5 y PR-22 hasta 2061. A cambio, su filial Metropistas tendrá que pagar 100 millones de euros (115 millones de dólares) a la Autoridad de Carreteras y Transportación del país, que se ha comprometido a reducir del 50% al 25% su participación en los ingresos del peaje dinámico instalado en la PR-22.

El grupo de infraestructuras participado por La Caixa y OHL no ha realizado ninguna gran operación para ampliar su portafolio desde 2013. Su celo por mantener la rentabilidad, asegurar su calificación crediticia y obtener recursos a bajo precio ha chocado con la alta liquidez existente en el mercado para invertir en infraestructuras y sus ofertas han sucumbido con las planteadas con los fondos de inversión.

Se le han escapado proyectos en Australia y Estados Unidos, mientras que ahora aguarda otros proyectos en Reino Unido e Italia. En este último país tiene como fecha límite mañana jueves, cuando sabrá si Intesa Sanpaolo le vende el 51% de la concesionaria A4 Holding (con dos autopistas, la A4 y la A31), una operación que podría ascender a unos 600 millones de euros y sobre la que Abertis controla una negociación en exclusiva.

La compañía tiene capacidad de compra, sobre todo gracias a la colocación en Bolsa de su negocio de telecomunicaciones, de la mano de su ahora participada Cellnex. Gracias a aquellas OPV ingresó más de 2.000 millones de euros.

Mientras no amplía su cuadro de concesionarias, Abertis intenta blindar las que ya tiene. A la operación en Puerto Rico se suman la que cerró con el Gobierno francés, denominada Plan Relance. Se trata de la inversión de 590 millones de euros a cambio de ampliar un promedio de dos años y medio sus vías de peaje galas. En Brasil, su filial Arteris invertirá 91 millones de reales para ampliar Autovías, mientras que se analizan acuerdos similares con las Administraciones de Chile y Argentina. En España el Ministerio de Fomento se ha negado a pactar acuerdos similares, lo que amenaza a concesiones históricas del grupo como Aumar y Acesa, encargadas de la explotación de la AP-7, a las que les quedan tres y cinco años, respectivamente.

El acuerdo anunciado hoy supone asegurarse unas concesiones por las que pasan cada día una media de 67.224 vehículos. Abertis está en Puerto Rico desde 2011, cuando pagó 762 millones de euros por las concesiones. La autopista PR-22, conocida como autopista José de Diego, tiene 83 kilómetros y es la más transitada del país. La PR-5, inaugurada en 2006, discurre por cuatro kilómetros del área metropolitana de San Juan. Metropistas aportó el pasado año 107 millones de euros en ingresos y 69 millones en Ebitda.