Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios y expertos arropan el proyecto de Castellana Norte

El sector inmobiliario estima que Madrid necesita más viviendas nuevas y oficinas porque se ha agotado el 'stock'

Foro de Urbanismo sostenible
Foro de Urbanismo sostenible EL PAÍS

Distrito Castellana Norte (DCN), el proyecto urbanístico más importante de Madrid y de toda España, no está enterrado pese a llevar 20 años varado. Sus promotores anunciaron este miércoles que planean construir en el distrito de Chamartín de Madrid el rascacielos más alto de la Unión Europea, con 70 plantas, dentro de un proyecto de expansión urbanística que incluye también otras cinco torres de altura similar a las de la Castellana. Aprovechando el foro Urbanismo Sostenible, organizado por EL PAÍS y patrocinado por Distrito Castellana Norte y el BBVA, Antonio Béjar, el consejero delegado de DCN, sorprendió con este anuncio que está pendiente del desbloqueo del Ayuntamiento de la capital, que dirige Manuela Carmena. Todos los empresarios y expertos del sector que han participado en las jornadas han arropado esta iniciativa, a la que han calificado como "oportunidad histórica", con 6.000 millones de inversión y la creación de 120.000 puestos de trabajo.

Urbanismo y dinamización económica

El urbanismo de Madrid y la incidencia de los cambios políticos en el desarrollo de la capital ha dado lugar a un debate en las diferentes mesas redondas del foro organizado por EL PAÍS. Así, Eduardo Fernández-Cuesta, presidente de RICS en España, estima que el urbanismo de Madrid está "politizado y judicializado" y no existe una visión estratégica y a largo plazo que es lo que necesita el desarrollo urbano de la capital.

En la misma mesa redonda Urbanismo y dinamización económica, Alfonso Benavides, presidente de UrbanLandInstitute España, coincidió en que es fácil ponerse de acuerdo entre todas las partes en los temas técnicos , pero cuando se habla de urbanismo hay también una distorsión ideológica que es la causa los problemas como el que está sufriendo el proyecto Castellana Norte. "La preocupación en otras ciudades como Londres por parte de las autoridades es que si esos proyectos urbanísticos son rentables para las empresas porque les interesa que salgan bien mientras que en España siempre se piensa que cualquier proyecto es, en realidad, una forma de especulación", añadió.

Ricardo Martí-Fluxá, presidente de la Asociación Española de Empresas de la Consultoría Inmobiliaria, también resaltó la necesidad de no "demonizar a las empresas", y que, junto a ellas, las autoridades y los políticos consensúen una planificación urbana para 10 o 15.

El presidente de la Cámara de Comercio Británica en España, Roger Cooke, reflexionó si "vamos a seguir viviendo como vivíamos hasta ahora", y adaptar el urbanismo a esa nueva realidad social. Asimismo, aconsejó a las empresas y administración que no pierdan la oportunidad histórica de cerrar la urbanización del norte de Madrid con un proyecto tan relevante como DCN, a la altura de los que ha afrontado Londres como Canary Wharf.

Necesidad de nuevas viviendas y oficinas

Juan Fernández-Aceytuno, director general de la Sociedad de Tasación, alertó sobre la fiabilidad de las estadísticas oficiales. Así, indicó que aunque el Ministerio de Fomento señale que había 42.000 viviendas nuevas sin vender en 2014, la realidad es que en ese año solo había 8.900 viviendas a la espera de comprador. "Ahora esa estadística se ha reducido aún más y en 2016 solo hay 5.300 pisos nuevos. Y eso quiere decir que, en realidad, ya no hay un stock de vivienda nueva en Madrid como se repite habitual y erróneamente".

Añadió que solo se dispone de un stock de pisos nuevos para los próximos 10 meses y, por tanto, no hay ningún peligro de que se cree una nueva burbuja. Porque, si bien es cierto que las hipotecas han crecido un 35% en el último año, se partía de mínimos, ya que frente a los 1,3 millones de hipotecas que se firmaron en 2006, el año pasado estábamos en 280.000.

En la misma línea, Patricio Palomar, director de Asesoramiento en Oficinas e Inversiones Alternativas (CBRE), señaló que es necesario dotar a Madrid de un nuevo parque de oficinas ya que solo en los 10 últimos, y pese a la crisis, se han absorbido 4,25 millones de metros cuadrados de oficinas. Y aventuró que en los próximos diez años habrá una demanda adicional de 200.000 metros cuadrados más al año, que la que ha habido en los últimos cinco años. "Necesitamos más y mejores metros de oficina porque los inversores y, en particular, los extranjeros no solo buscan ya la ubicación , sino que demandan una oficina más sofisticada, mejor equipada y mejor conectada. Y debemos responder a esa petición porque Madrid detrás de Londres y París es el mercado de oficinas más importante de Europa".

También intervino en la mesa Necesidad de nuevas viviendas y espacios de oficinas, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid, que negó que existiera un stock de viviendas vacías en Madrid y aseguró que, a corto plazo, nos podemos encontrar con un problema de escasez si no se afrontan nuevos desarrollos, como prueba el hecho de las últimas subidas de precios.

Integración de entornos ferroviarios

Los intervinientes en la mesa redonda Experiencias de regeneración urbana e integración de entornos ferroviarios también pusieron de manifiesto su apoyo a la operación DCN cuya principal fuente de suelo es, precisamente antiguos terrenos de Renfe y, ahora de Adif .

Así, Jorge Segrelles, director general de servicios a clientes y patrimonio de Adif, indicó que DCN es una oportunidad para Madrid y recordó que la alta velocidad ha acelerado el proceso de transformación urbanística y que las sociedades de integración, con 6,5 millones de metros cuadrados, han sido un éxito, y han permitido destinar los ingresos por el suelo a los costos desarrollos ferroviarios, informa Sandra López.

Flavio Tejada. responsable de planificación urbana de Arup Europa, precisó que no se entiende el proyecto DCN sin hacer un gran corredor ambiental desde El Pardo, y sin una propuesta integrada del sistema de transporte (Renfe, Adif, Metro, EMT, etcétera) puesto que más del 66% de los ciudadanos que accederá al norte lo hará en transporte público.

Los riesgos de la urbanización acelerada

Carmen Sánchez-Miranda, jefa de la Oficina de ONU –Habitat en España, llamo la atención en su intervención en el foro sobre como el acelerado y caótico proceso de urbanización está provocando una nueva forma de pobreza y de segregación dentro de las propias ciudades.

Más de la mitad de la población mundial ya vive en áreas urbanas, y en 2030 alcanzará el 60% hasta los 3.500 millones de personas. Pero, ese fenóemno ha llevado a que haya casi 1.000 millones de personas que viven en barrios urbanos informales, alrededor de 1.200 millones carecen de agua potable en sus hogares y 2.500 millones no disponen de sanidad

Por eso, reivindicó el papel de organismos como la ONU para propiciar una urbanización planificada y sostenible, que permita maximizar la capacidad de los pueblos y ciudades para generar empleo y riqueza, fomentar la diversidad y la cohesión social, y generar prosperidad.

Sánchez-Miranda indicó que desde el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU Habitat), se impulsa una ciudad diseñada para convivir porque "el problema humano nos atañe a todos", y no lo podemos dejar solo en manos de los gobernantes .