Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida de tipos de la Fed, un reto para Latinoamérica

La actividad económica de la región se contraerá en 2015 por primera vez en seis años

La más que probable subida de tipos de interés de Estados Unidos está afectando a América Latina. Al menos en el corto plazo. No se prevé un alza tan pronunciada como la que en los ochenta condenó a la región a una década perdida. Pero el cambio de sentido del flujo de capitales tiene y tendrá impacto negativo. Por la previsión de esta subida y otros factores, como el abaratamiento de las materias primas y las crisis económicas y políticas de Brasil y Venezuela, la actividad de América Latina se contraerá en 2015 por primera vez desde hace seis años.

“El problema no es que las tasas (tipos) vayan a estar altas sino que, por el largo periodo en que estuvieron bajas, mucho capital migró a los mercados emergentes y ahora parte de eso vuelve a los países del Norte de manera repentina”, observa Ernesto Talvi, director de Brokings Global-Centro de Estudios de la Realidad Economía y Social (CERES). Antes de 2013, cuando la Reserva Federal anunció el fin de la política monetaria expansiva, Latinoamérica recibía unos 100.000 millones de dólares (90.700 millones de euros) por año y en 2015 se irán unos 50.000 millones, pronostica Talvi.

“Todos los países, ante el encarecimiento del crédito y la bajada de las materias primas, van a tener que pasar por el quirófano para adaptarse”, pronostica el experto uruguayo. “Chile y Perú tendrán que hacer una cirugía leve. Colombia y México tendrán que hacer más ajustes, pero tienen margen para hacerlos poco a poco. Argentina y Brasil necesitan cirugía mayor. Es verdad que Argentina se benefició de que en los tiempos de tasas bajas no se endeudó tanto como otros países, pero justo ahora necesita crédito para afrontar su alto déficit fiscal y arreglar con los holdouts (fondos buitre y otros acreedores que rechazaron la reestructuración de deuda de 2005 y 2010). Ahora tiene un Gobierno amistoso con los inversores, pero ellos tienen que creerle que podrá hacer el ajuste sin mayoría parlamentaria y con sindicatos combativos. Brasil puede quedarse justo sin cirujano y Venezuela es un caso de patología mayor”, analiza Talvi.

Las claves de la inminente subida

Primera subida desde 2006. El comité de política monetaria de la Reserva Federal se reúne hoy y mañana. En el mercado hay unanimidad: los tipos crecerán.

De 0,25% a 0,50%. Pocos creen que la Fed suba los tipos más del 0,50%. Seis años con tipos a cero. El precio del dinero en EE UU ha estado más de seis años entre el 0% y el 0,1%.

Menor crecimiento


Pero no todos los analistas lo ven tal mal. “No lo doy trascendencia a esta subida porque los capitales ya se fueron”, opina José Antonio Ocampo, profesor de Columbia y exministro de Hacienda de Colombia. Aunque prevé una era de menor crecimiento en Latinoamérica respecto del periodo 2003-2013, se muestra optimista: “Con la excepción de Argentina, Venezuela y Ecuador, que sufren más por factores internos que externos, el efecto del alza de tasas de la Fed será muy pequeño esta vez en Latinoamérica”.

En los primeros años de la Gran Recesión, el flujo de capitales hacia la región se interrumpió de forma total, pero en la actualidad todavía los países y empresas latinoamericanas consiguen financiación. Las primas de riesgo han subido desde mediados de año, pero sin una tendencia fuerte al alza porque las deudas públicas, aunque suben, parten de niveles relativamente bajos y aún abunda la liquidez en el mundo, según Ocampo.

En las oficinas neoyorquinas del banco UBS, el experto Jorge Mariscal admite que primero habrá un “shock, mayor volatilidad” en los mercados emergentes, pero prevé que el tipo de referencia de la Fed suba poco a poco hasta el 1,25% dentro de un año. Este interés, todavía bajo, permitirá a los países en vías de desarrollo asimilar el final de una inédita era de dinero muy barato. A Mariscal le preocupa el impacto en Brasil porque se suma a la crisis política y por eso prevé que su PIB se contraiga un 3% en 2016. En México prevé “volatilidad” por el abaratamiento del petróleo y su dependencia del capital externo, pero espera un crecimiento del 3%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información