Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chevron recorta un 11% la plantilla para compensar la caída del crudo

Exxon Mobil reduce el beneficio trimestral a la mitad tras caer casi un 40% sus ingresos

Precio de la gasolina en una estación de servicio de Chevron
Precio de la gasolina en una estación de servicio de Chevron Reuters

 

La persistencia del bajo precio del crudo está forzando a las grandes corporaciones energéticas a reducir costes. Chevron, la segunda petrolera de Estados Unidos, anuncia ahora un recorte de plantilla que afectará a 7.000 empleados. La multinacional está en proceso de rebajar los gastos de capital un 25% en el ejercicio 2016 y a la mitad para 2018 para compensar el desplome en el beneficio.

La compañía presentó resultados trimestrales antes de la apertura de Wall Street. Los ingresos se le vinieron abajo, a 34.320 millones de dólares. Es un 37% cuando se compara con la cifra de negocio del mismo periodo del año pasado. Eso provocó una caída del beneficio a 2.040 millones, casi un tercio de lo que ganó hace un año. Habría sido peor si no hubiera recortado las inversiones un 15%.

La tercera compañía más grande por ingresos destinará hasta 28.000 millones a gastos de capital en 2016 y lo rebajará a 20.000 millones los dos años sucesivos. Es un recorte enorme cuando se compara con los 40.000 millones que movilizaba en 2014. Y eso pese a que Chevron es más diversificada que sus competidores, por el refino. El bajo precio del petróleo le ayuda a mejorar el margen por ese lado.

Chevron arrastra una caída del 20% en su capitalización bursátil este año. Logró remontar durante la primavera. Pero la nueva corrección en el precio del petróleo desde julio volvió a hacer de lastre. El anuncio de los recortes de empleo y de gastos fue aplaudido por los inversores. La compañía no precisa el calendario que seguirá para ejecutar los nuevos despidos anunciados, que al 11% de la plantilla global

También publicó resultados este viernes ExxonMobil. La mayor energética y la segunda corporación del Fortune 500 por ingresos pierde este año un 10% de su capitalización bursátil, también por la incertidumbre que genera el bajo precio del petróleo. El barril de referencia en EE UU se cambia por debajo de los 46 dólares el barril. En su caso el rendimiento fue mejor de lo esperado en el tercer.

La compañía de Texas también redujo el beneficio a la mitad, a 4.240 millones de dólares. Y como en el caso de Chevron, los ingresos le cayeron un 37%. El segmento de negocio más castigado fue el de la exploración y la producción, que cayó un 79% en un año. Su división en Estados Unidos arrastra pérdidas de 422 millones. Le ayudó a compensar la división química y de refinería.

Exxon Mobil está poniendo a parte todo el efectivo que ahorra con la reducción de costes, porque no anticipa que el precio del petróleo vaya a repuntar en el corto o medio plazo. Es la estrategia que está siguiendo también ConocoPhillips, la tercera petrolera. El jueves publicó pérdidas de 1.070 millones, tras reducir los ingresos a 7.510 millones, y anunció un nuevo plan para reducir su presupuesto en exploración.