Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrari copa la ‘pole’ en Wall Street: sale a Bolsa a 52 dólares por acción

El fabricante italiano de deportivos empieza a cotizar este miércoles valorado en casi 10.000 millones de dólares

Sergio Marchionne, en el debut en la Bolsa de Nueva York.

Ferrari compite ya en Wall Street. La marca de deportivos más reconocida del mundo inició la carrera en el parqué de Nueva York con una alza del 15%. El primer intercambio de acciones se hizo en los 60 dólares. El precio de la oferta pública se fijó en la víspera en 52 dólares el título, lo que le da un valor próximo a los 9.820 millones de dólares (8.650 millones de euros). En total coloca 17,2 millones de títulos que cotizarán en el New York Stock Exchange bajo el símbolo RACE. Con la operación sus propietarios recaudarán unos 894 millones de dólares.

El pistoletazo de salida se dará este miércoles tras iniciarse la sesión. El estreno significa que Ferrari vuelve a ser una compañía independiente por primera vez desde 1969, aunque el 80% de las acciones sigue en propiedad de Fiat Chrysler Automobile (FCA). La colocación representa solo el 10% del capital. Así se quiere preservar la exclusividad que caracteriza a la marca. El otro 10% estará en manos de Piero Ferrari, hijo del fundador Enzo Ferrari.

El libro de pedidos se cerró el lunes, en medio de una gran expectación. El precio final fijado por los bancos colocadores, entre el que se encuentra el grupo Santander, uno de sus principales patrocinadores en Fórmula Uno, se coloca en el máximo de la banda de referencia que se dio a los inversores, que se movía entre los 48 y los 52 dólares la acción. Las entidades colocadoras pueden embolsarse hasta 88 millones si ejercen los derechos sobre 1,7 millones de títulos.

Ferrari se presenta como lo que es: una marca de lujo y esa es la valoración que busca en el mercado de capitales. De esta manera trata de marcar distancia frente a General Motors, Ford Motor y la propia Fiat Chrysler. Tesla, que compite también en ese segmento con su sedan eléctrico, tiene una valoración de 27.500 millones. Pero lo que debe demostrar la casa de Maranello a los inversores es que puede preserva en el parqué ese rendimiento que caracterizan a sus bólidos en el circuito.

No se apoya solo en el valor que tiene la marca. Los resultados publicados son sólidos. Ferrari vendió 7.255 vehículos durante el ejercicio 2014, que le aportaron una cifra de negocio próximas a los 2.800 millones de euros. En los últimos dos años registró un crecimiento anual del 11%. El beneficio neto ascendió a 295 millones, tras registrar un incremento medio de casi el 7% en el mismo periodo.

Liquidez para la expansión

Ferrari sale al mercado con un valor que representa la tercera parte de su matriz, pese a representar solo el 3% de sus ingresos y el 12% del beneficio operativo. El margen triplica el de Fiat Chrysler y supera el del resto del sector. El grupo FCA perderá así una activo importante con la separación, aunque dispondrá de efectivo adicional para financiar su reestructuración y la expansión global de Jeep.

La marcha de Ferrari dependerá, en todo caso, del ritmo con el que se expanda la población rica en el mundo, especialmente en Asia. La proyección es de un crecimiento anual del 8% entre 2014 y 2017. No ven que la desaceleración en China vaya a cambiar mucho las cosas entre los que más tienen. Es uno de los dos mercados donde quiere crecer. Estados Unidos y Europa representan el 60% de las ventas.

Sergio Marchionne, patrón del grupo Fiat Chrysler, aseguró durante la presentación de la oferta que Ferrari es una compañía a prueba de recesiones. Puso como ejemplo la marcha de sus cuentas durante la pasada crisis financiera, mientras que las de los fabricantes tradicionales se hundieron. En su caso, cayeron también pero logró recuperar con más rapidez el nivel previo a la crisis.

El objetivo de Ferrari es llegar a vender 9.000 deportivos al año en 2019. Si la compañía quiere elevar aún más la evaluación de mercado como compañía cotizada, debería por tanto experimentar un incremento aún mayor de las ventas a la vez que son capaces de mantener los márgenes de beneficio. Pero lo que buscan en este momento los directivos es dar estabilidad a sus acciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información