Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deutsche Bank ingresa por error 5.300 millones de euros a un cliente

Un empleado júnior del banco alemán confundió la cifra bruta con la neta

Sede de Deutsche Bank en Fráncfort (Alemania).
Sede de Deutsche Bank en Fráncfort (Alemania). Bloomberg

El banco alemán Deutsche Bank ingresó por error 6.000 millones de dólares (5.300 millones de euros) a un cliente, según ha dado a conocer el diario británico Financial Times. El fallo, que se produjo en junio pero se ha conocido ahora, fue obra de un empleado júnior de la empresa en lo que popularmente se conoce como fat finger —dedo gordo—, una expresión que alude a la falta de pericia al insertar en el teclado la cantidad a transferir. El trabajador envió "la cantidad bruta en vez de la cantidad neta", según informa el prestigioso periódico británico, lo que propició un "error de varios ceros". La cuantía fue transferida a un fondo de capital riesgo estadounidense cuya identidad no ha trascendido y devueltos a Deutsche Bank un día después.

"La transferencia fue procesada por un miembro junior del equipo de ventas Forex en el mes de junio, mientras su jefe estaba de vacaciones", indicaron al Financial Times dos fuentes conocedoras de la situación. El banco ha declinado pronunciarse al respecto y se desconoce si el autor del fallo, cuyo nombre tampoco se ha hecho público, continúa formando parte de su plantilla. De todas formas, el multimillonario fallo pudo no ser fallo únicamente del trabajador: tras desvelarse la información, han surgido las primeras dudas sobre si la entidad germana llevó a cabo el "principio de los cuatro ojos" (traducción literal del inglés), por el cual cualquier operación de esta envergadura debe ser revisada por al menos otro empleado.

Deutsche Bank informó del incidente a las autoridades financieras británicas, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal, según el diario británico. El error se ha conocido en un momento en que el banco alemán afronta una reestructuración de plantilla en la que planea disminuir el número de altos cargos tras anunciar unas pérdidas de 6.200 millones de euros en el tercer trimestre.

No es la primera vez que se producen errores similares a la hora de introducir las cantidades de una operación. Hace un año la Bolsa de Tokio anuló una batería de órdenes de compra por valor de 617.000 millones de dólares (unos 490.000 millones de euros) lanzadas por error, una cifra equivalente a la economía de Suiza, y en 2009, UBS ordenó por error la compra de obligaciones convertibles de Capcom por 217.000 millones de euros. En la mayoría de casos, este tipo de equivocaciones pueden ser rectificadas.

Más información