Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Glencore amplía capital y cancela dividendo para reducir su deuda

La firma responde al desplome de las materias primas que ha lastrado sus cuentas

Sede del grupo Glencore International AG en Baar, Suiza. Ampliar foto
Sede del grupo Glencore International AG en Baar, Suiza. EFE

El gigante suizo de las materias primas Glencore venderá activos y acciones para reducir en un tercio su deuda, de cerca de 30.000 millones de dólares (27.000 millones de euros). Los planes de la empresa se conocen en un momento en el que las materias primas están en mínimos de los últimos 16 años y después de que la empresa sufriese su peor semana de cotización desde que salió a Bolsa en 2011.

Glencore planea obtener 2.500 millones de dólares mediante una ampliación de capital y 2.000 millones mediante la enajenación de activos. El resto de la reducción de deuda, hasta los 10.200 millones prometidos este lunes por la compañía, llegará por la eliminación temporal del dividendo. Con esta suspensión de la retribución a los accionistas, la firma calcula que ahorrará 1.600 millones de dólares este año y más de 800 en 2016.

La propuesta de venta de activos y de reducción del beneficio está diseñada, según el consejero delegado y el director financiero de la firma, Ivan Glasenberg y Steve Kalmin, para "acelerar el desendeudamiento y maximizar los flujos de caja en un momento de debilidad del precio de las materias primas y mejorar sustancialmente los ratios financieros y de crédito". Los inversores han aplaudido la decisión de la compañía de reducir su ingente deuda con una subida de más del 9%.

Morgan Stanley y Citigroup suscribirán el 78% de las nuevas acciones emitidas en la ampliación de capital y Glasenberg, Kalmin y varios miembros del consejo de administración de Glencore se harán con el 22% restante en un intento por dar mayor confianza a la operación. La deuda neta de la firma suiza ascendía a 29.600 millones de dólares a finales de junio.

En lo que va de año, Glencore ha perdido la mitad de su valor en Bolsa arrastrada por la caída a plomo del precio de las materias primas. La agencia de calificación estadounidense Standard & Poor’s recortó la semana pasada la perspectiva de la deuda de la empresa de estable a negativa por el impacto que el débil crecimiento en China, el segundo consumidor mundial de commodities tendrá sobre el precio del cobre y del aluminio.

Más información