Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo británico Zegona compra Telecable por 640 millones

El grupo Carlyle, que entró en el capital hace cuatro años, obtiene fuertes plusvalías en la operación

Sede de Telecable en Asturias.
Sede de Telecable en Asturias.

Zegona Communications, un fondo británico especializado en el sector de las telecomunicaciones y tecnología, ha adquirido al grupo Carlyle y a Liberbank la compañía asturiana de cable Telecable de Asturias por 640 millones de euros, informó este lunes la compañía a la Bolsa de Londres. Carlyle, que posee el 85% de las acciones, obtiene fuertes plusvalías de en torno a los 400 millones de euros en la operación, ya que Telecable se ha valorado en un 68% más que cuando la adquirió en 2011, que hay que sumar a los fondos que obtuvo del cobro de un dividendo extraordinario en 2013.    

Zegona financiará esta adquisición mediante la inyección de 251 millones de libras (unos 353 millones de euros) de nuevo capital respaldado por inversores globales y el resto por una línea de financiación facilitada por Goldman Sachs. Telecable se integrará el 14 de agosto en la estructura de Zegona Communications, bajo cuyo nombre cotizará en el mercado londinense desde el próximo 17 de agosto.

La operación se produce justo después de que Euskaltel anunciara la compra del operador gallego R. Ambos operadores, que se habían mostrado interesadas en adquirir Telecable, renunciaron a presentar ofertas el pasado viernes, día 24, cuando vencía el plazo, para no entorpecer su proceso de fusión. Carlyle encargó el pasado mes de mayo a Goldman Sachs la venta de Telecable.

Los analistas apuntan a que la compra de Telecable por Zegona, dirigido por dos ex directivos de Virgin, es solo un paso intermedio para una ulterior venta de la operadora asturiana, bien a la sociedad que resulte de la integración de Euskaltel o R, bien a otro operador nacional o extranjero. 

El fondo comprador se define como "Compra-Arregla-Vende"

Telecable como la mayor parte de los operadores regionales de cable, se han convertido en vehículos para operaciones especulativas a corto plazo de fondos de inversión que buscan rentabilidades rápidas y cuantiosas. En diciembre de 2011, Carlyle formalizó la compra del 85% de Telecable y pagó 340 millones a Liberbank (la antigua Cajastur más otras cajas que era socio mayoritario en Telecable) y Prensa Ibérica (editor de La Nueva España, que poseía el 8%). En enero de 2013, el consejo de Telecable aprobó el reparto de un dividendo extraordinario de 178 millones de euros que le permitió recuperar el 52% de los fondos que invirtió. Ahora, ingresa otros 544 millones de euros, por lo que la operación le ha supuesto notables plusvalías de en torno a los 400 millones de euros.

Telecable nació como un proyecto con vocación de servicio público y ha recibido numerosas subvenciones públicas desde la década de los 90, incluyendo unos controvertidos fondos procedentes de las ayudas a la minería.  

Como en su día hiciera Carlyle, Zegona ha subrayado el carácter estratégico de la operación, aunque en su web se define como una empresa "compra, arregla y vende (buy-fix-sell)". Su presidente ejecutivo, Eamonn O'Hare, exdirectivo de Virgin

Zegona ha confirmado sl equipo directivo de Telecable para que continúe al mando de la gestión. El consejero delegado de Telecable de Asturias, Alejandro Martínez, ha calificado esta operación de "histórica", pues la sociedad pasa ahora a formar parte de "una entidad dinámica y en pleno proceso de expansión, que cotiza en el mercado de Londres y que cuenta con el apoyo de actores muy experimentados dentro de la industria". 

Más información