Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘ex número dos’ de BBVA se retira con un renta vitalicia de 1,8 millones

El banco provisiona 45 millones por la salida de Ángel Cano, consejero delegado hasta mayo

Ángel Cano, consejero delegado del BBVA, presenta los resultados del banco correspondientes al primer trimestre de 2015, en Madrid.
Ángel Cano, consejero delegado del BBVA, presenta los resultados del banco correspondientes al primer trimestre de 2015, en Madrid.

Ángel Cano, quien fuera consejero delegado de BBVA, percibirá 1,79 millones brutos al año. Este es el pacto al que llegó el ejecutivo con el banco. La renta que percibirá Cano será vitalicia, esto es, no dejará de cobrarla cuando llegue a la edad legal de jubilación sino que la percibirá hasta su defunción.

Cano, de 54 años, dejó de ser el número dos de BBVA el pasado mayo, después de siete años en el cargo, por la decisión del presidente del banco, Francisco González. Cano fue sustituido por Carlos Torres. Hasta entonces, el fondo de pensiones del ejecutivo acumulaba una dotación de 26 millones. Ahora la entidad tendrá que provisionar 19 millones más, según adelanta hoy el diario económico Expansión. En total, la provisión del banco ascenderá a unos 45 millones.

En el informe anual de retribuciones del banco, correspondiente a 2014, ya se señalaba que además del fondo de pensiones acumulado, Cano tenía el derecho de jubilarse anticipadamente con el 75% del salario. En el momento de la destitución, el banco no precisó cuál era este importe, y ahora ha trascendido. El BBVA lo hará oficial el próximo 31 de julio en el informe semestral.

"Las provisiones registradas a 31 de diciembre de 2014 para atender a los compromisos asumidos en materia de previsión a favor de los consejeros ejecutivos ascienden a 26.026 miles de euros en el caso del consejero delegado", dice el banco en su informe, "habiéndose dotado durante el ejercicio 2014 las cantidades de 2.624 miles de euros (...) para cubrir las contingencias de jubilación, incapacidad y fallecimiento previstas contractualmente".

Además, el informe del banco señala que "en el caso del consejero delegado, sus condiciones contractuales determinan que en caso de que pierda esta condición por cualquier causa que no sea debida a su voluntad, jubilación, invalidez o incumplimiento grave de sus funciones, se jubilará anticipadamente con una pensión, que se podrá percibir en forma de renta vitalicia o de capital, a su elección, del 75% del salario pensionable, si ello se produjera antes de cumplir los 55 años o, del 85% si se produjera después de cumplir esa edad".

En el informe también se puede leer que "la retribución total anual media que hubiera percibido en los dos últimos años anteriores a su jubilación por los conceptos de retribución fija y un importe fijo determinado por el consejo a estos efectos". La retribución total de Ángel Cano fue de 3,89 millones de euros en 2014, de los que 2,83 millones fueron en metálico (incluyendo 1,748 millones de sueldo fijo) y 1,06 millones en acciones.

Cano fue sustituido por Torres para impulsar el negocio digital, según explicó en su momento la entidad. Hasta ese momento Torres era el directivo encargado de la banca digital. El BBVA ha establecido una incompatibilidad de dos años tanto para Cano como para todos los consejeros. En su momento aplicó a José Ignacio Goirigolzarri, el anterior consejero delegado que también fue relevado por González en 2009. Goirigolzarri tenía 55 años cuando dejó el cargo, con una pensión anual cercana a tres millones de euros brutos anuales. Para el pago de esta cantidad, que era vitalicia, el banco provisionó 52,49 millones de euros.

Más información