Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece el turismo alemán y francés mientras el ruso se desvía a Turquía

Los viajerosde siempre empiezan a ampliar sus intereses más allá del tradicional sol y playa

Playa de la Malvarrosa (Valencia).
Playa de la Malvarrosa (Valencia).

España se prepara para otro verano de récord en el sector turístico. Los primeros indicadores avanzan subidas en los grandes mercados emisores, como Francia, Reino Unido y Alemania. Además, hay señales optimistas con países como Dinamarca, azotada por el mal tiempo, o Suiza, cuya divisa se ha fortalecido. La llegada de viajeros desde Rusia a las costas seguirá disminuyendo, según avisa Turespaña a las empresas, ya que las reservas de estos turistas se enfocan en Turquía.

Al margen del presupuesto, en la decisión de un turista a la hora de reservar uno u otro destino para pasar las vacaciones influyen decenas de factores: desde un invierno especialmente frío a la sensación de inseguridad tras escuchar un boletín de noticias internacionales. España este año tiene el viento de cola y todos los factores, incluyendo la marcha del euro, le benefician. Los expertos del Ministerio de Industria y Turismo son optimistas, y así lo plasman en la batería de informes que han elaborado sobre los 18 grandes mercados emisores de turistas hacia España. Turespaña los publicó esta semana, destinados a las empresas que quieran orientación sobre la temporada.

Los más prometedores. Los mercados que más destacan por sus buenas previsiones este verano son el belga, donde los touroperadores calculan aumentos del 6%; el alemán, donde las reservas aéreas mejoran el 4,6%; y el francés, donde los touroperadores en abril registraban ya aumentos en las reservas de verano de más del 26%. Además, la mala climatología de Dinamarca en mayo hizo que se animaran las reservas para veranear en España. El experto de Suiza cita la mejora económica y la fortaleza de la divisa para avanzar también crecimientos. A todo esto se añaden nuevas reservas de europeos que cambian a última hora Túnez por España tras el atentado de finales de junio que causó 38 muertes.

Los que no vendrán. El mercado donde las previsiones oficiales son menos halagüeñas es el ruso. “La divisa europea acumula una apreciación superior al 20% desde enero”, apunta el informe. Viajar a España con rublos sale caro. A esto se añade el auge de Turquía, que acapara cada vez más ese mercado. “La firma de un acuerdo entre ambos países para fortalecer la cooperación en materia de turismo para el periodo 2014-2016 podría haber influido”, señala el análisis. Ese acuerdo facilita los visados para ir de vacaciones a las costas turcas, donde además, el cambio de divisa es favorable. Mientras, en España, “la mayoría de touroperadores consultados confirma que persiste la debilidad en las ventas para esta temporada”. Las perspectivas para los viajes desde Finlandia y Noruega tampoco son optimistas.

Asia, una incógnita. España comienza a despertar interés en los viajeros asiáticos, pero son todavía mercados minoritarios. En todo 2014 solo llegaron 287.844 turistas chinos. Sin embargo, el informe estima que la demanda puede ser positiva este año. “Aunque España todavía no es muy conocida, los sutiles rasgos que configuran nuestra imagen en el país son todos muy positivos para el turismo: sentimiento, pasión, amabilidad, gastronomía, libertad de movimientos, diversidad de destinos...”, comenta el analista. Aun así, avisa de que quizá el enfriamiento económico de China puede reducir su actividad turística. En cuanto a Japón, su informe también habla de mayor disposición a viajar a España, sobre todo, para repetir. “Pero la carencia de vuelos directos entre los dos países sigue siendo un freno a la expansión de flujos turísticos”, señala el análisis. Añade, sin embargo, que las nuevas compañías de los Emiratos (como Emirates o Qatar Airways), aunque con escala, han aumentado y abaratado las posibilidades de viajar a España.

Nuevas demandas. Una de las claves en las que coinciden los analistas de Turespaña es que en los mercados tradicionales los turistas empiezan a ampliar sus intereses. El sol y playa sigue siendo el principal atractivo. Pero hasta los más aficionados a las costas buscan novedades. “El turismo activo y muy especialmente el producto de golf están ganando adeptos progresivamente”, dice el informe sobre Austria. Tras el producto de sol y playa, dice el de Finlandia, lo más demandado es “el city break, el turismo activo con principal énfasis en el segmento del golf, el turismo cultural y el turismo gastronómico”. El 17,1%, recuerda, van a parques temáticos. El 10,8% de los italianos cuando viajan a España buscan gastronomía. E incluso entre los británicos, los mejores clientes de la playa española, “las actividades culturales y gastronómicas ganan importancia”, apunta el informe del experto en Reino Unido.