Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey y Botín reclaman más conexión entre la universidad y la empresa

La presidenta del Santander reclama mayor compromiso del sector privado con las aulas y Felipe VI solicita "mejorar la colaboración"

En el centro, el rey Felipe VI junto a la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (derecha), y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, durante la clausura del acto de presentación del informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo Ampliar foto
En el centro, el rey Felipe VI junto a la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (derecha), y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, durante la clausura del acto de presentación del informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo EFE

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, ha reclamado mayor compromiso de las empresas con la Universidad con el objetivo final de “incrementar la competitividad de la economía española” y “mejorar la conexión entre el sistema educativo y el mercado laboral”. La banquera, que intervino en la presentación del Informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) de la que también es presidenta, aprovechó la presencia del rey Felipe VI y del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para subrayar que “la economía debe avanzar hacia un modelo productivo abierto y basado en el conocimiento y el talento”.

La formación universitaria constituye un parámetro fundamental para el crecimiento de las economías"

Felipe IV

Precisamente, Felipe VI coincidió en subrayar la importancia de dar “un mayor énfasis a la colaboración entre Universidad y sociedad” y “mejorar la colaboración público-privada”. “En ese contexto”, dijo, “se impone la tarea de apoyar aún más Universidad desde la misma sociedad para que siga contribuyendo al desarrollo económico y social”. “La formación universitaria constituye un parámetro fundamental para el crecimiento de las economías cuya capacidad innovadora depende del correcto funcionamiento de su sistema de I+D+i”.

Por su parte, el ministro adelantó que el ministerio va a poner en marcha un mapa del conocimiento de las universidades españolas que permita identificar las fortalezas e impulsar nuevos proyectos.

Según Botín, que desde el banco cuenta con la organización Universia de apoyo a la universidad,para lograr esos objetivos, además del mayor compromiso de las empresas con la generación del conocimiento “es necesario un sistema educativo más enfocado a la cultura del riesgo y del emprendimiento” y unas “políticas que refuercen la estructura del tejido productivo” y permitan aumentar el tamaño de las pymes, de manera que sean más resistentes a las crisis, y el peso de los sectores intensivos en tecnología y conocimiento.

En ese sentido, Botín destacó el papel activo que tiene que jugar la Universidad en ese camino a un nuevo modelo productivo. “La universidad es la palanca más importante para el desarrollo económico y el mejor ascensor social, basado en el conocimiento y el talento”, manifestó la presidenta del Santander, que destacó asimismo su “función como plataforma única para superar la desigualdad social y lograr la igualdad de género e impulsar el papel central de la mujer en la sociedad”.

España representa el 3,6% de la producción científica mundial

Según los datos de la Fundación CYD, la educación superior española es mejor que la que otras instituciones destacan. En 2013, la producción científica española representó el 3,6% de la producción mundial, lo que la sitúa en décimo lugar en generación del conocimiento y el sexto en número de investigadores que han publicado en las 60 mejores revistas científicas.

Ana Botín, además de destacar esas funciones para mejorar el mercado laboral, reseñó la necesidad de vincular la investigación con los procesos de innovación y de creación de empresas, “porque ahí está la clave para transformar el conocimiento nuevo en aportación de valor”. “Y continuar y acelerar la integración de las nuevas metodologías y herramientas que ha desarrollado la tecnología digital”.

“La educación es la principal herramienta de la que disponemos para mejorar nuestro nivel de desarrollo y para insertarnos plenamente en la sociedad del conocimiento”, dijo Botín, para proclamar el tránsito a un círculo virtuoso “en el que se ensamblen piezas como la investigación, la transferencia de tecnología, la innovación, el emprendimiento y la puesta en marcha de proyectos productivos”.

La Fundación CYD, nació hace 12 años precisamente para estrechar la relación entre las universidades y el tejido productivo empresarial, apuesta por la integración de esa economía digital. A juicio de su presidenta, las nuevas tecnologías “nos sitúan en un escenario diferente que obliga a revisar los contenidos de la oferta docente y la forma de distribuirlos”. De esta forma, cualquier iniciativa podrá llegar a ser una realidad, apuntó. Entre las fortalezas, incidió en los jóvenes y el talento y la universidad como el lugar donde adquieren los conocimientos y las habilidades. Para ello, es preciso alcanzar un sistema educativo “a la altura del desafío histórico que estamos viviendo y de nuestro gran potencial”.