La cadena británica BBC despedirá a 1.000 empleados

La empresa pública tiene un déficit de 150 millones de libras (210 millones de euros)

Un cartel frente a la BBC protesta por los recortes, en 2013.
Un cartel frente a la BBC protesta por los recortes, en 2013.CARL COURT (AFP)

La BBC ha anunciado que despedirá a 1.000 empleados –cerca de un 5% de su plantilla- dentro de un plan de reestructuración en que está inmersa la cadena pública de radio y televisión, para responder a un cambio en los hábitos de sus consumidores. El director general de la corporación, Tony Hall, ha asegurado este jueves a los trabajadores que los recortes persiguen aliviar el déficit en las cuentas de la cadena: los ingresos por la tasa mediante la que se financia caerán el ejercicio que viene en 150 millones de libras (210 millones de euros), debido a un traslado al consumo online más rápido del esperado.

Más información
La BBC busca su sitio
La BBC quiere ampliar su canon obligatorio a los contenidos digitales

La BBC se financia principalmente, desde hace 70 años, por una cuota anual (ahora está en 145,5 libras) que pagan los hogares que ven televisión en directo. El ejercicio pasado, la cadena recaudó 5.240 millones de euros mediante la tasa. Pero el número de hogares que declaran no ver televisión en directo –y, por tanto, no pagan la tasa- ha crecido inesperadamente.

El 69% de los adultos británicos ve la televisión en directo, pero el porcentaje baja al 50% en los jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años, según el organismo regulador de las telecomunicaciones Ofcom. Su consumo de televisión lo realizan mediante sistemas a la carta, que les permiten ver los programas cuando quieran. Ese cambio de hábitos ha llevado a la cadena, esta misma semana, a convertir el canal juvenil BBC Three en un producto exclusivamente online.

“A medida que más y más gente utiliza móviles y consume nuestro producto online, el porcentaje de hogares con televisiones cae más rápido de lo esperado”, ha declarado la cadena en un comunicado. “Y eso quiere decir que no siempre pagan la cuota”.

Los despidos se producirán sobre todo, según ha anunciado Hall, en niveles directivos y en áreas como marketing y comunicación. Se mejorarán procesos y se fusionarán divisiones. Con todo ello, la empresa espera ahorrar unos 50 millones de libras (70 millones de euros). “Una BBC más simple es lo que tenemos que hacer para superar los retos financieros a los que nos enfrentamos”, ha advertido Hall en su comparecencia ante los trabajadores. El objetivo es acabar recortando hasta 1.500 millones de libras (2.100 millones de euros) antes de 2017, recortando también en costes administrativos, salariales y propietarios. Hoy la BBC emite más repeticiones y comparte los derechos deportivos con otros canales.

Al margen del cambio de hábitos de los consumidores, la BBC tampoco se ha librado de los recortes en el gasto público de David Cameron. En 2010 el anterior Gobierno de coalición entre conservadores y liberal-demócratas decidió congelar la tasa hasta 2017. Eso, combinado con la asunción de nuevas tareas e inversiones —como mejorar la banda ancha en zonas rurales—, ha producido una caída de la financiación en términos reales de un 26% en cinco años. Pocos esperan que cuando toque revisar la cuota, en 2017, el Gobierno conservador decida subirla. John Whittingdale, ministro de Cultura del nuevo Gobierno de Cameron, ha sido tradicionalmente crítico con una tasa que considera “regresiva” e “insostenible a largo plazo”.

La BBC, referencia cuando se habla de televisiones públicas, supone aún hoy un tercio del total del consumo televisivo de Reino Unido. Pero el cambio de hábitos de consumo y un sistema de financiación que muchos consideran obsoleto la abocan a un cambio de modelo.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS