Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CES cree que es pronto para hablar de recuperación

“En 2014 hubo un cambio positivo, pero aún es insuficiente”, señala el organismo

La mejora laboral comenzó en 2014. En un año se crearon 433.9000 puestos de trabajo, pero para el Consejo Económico y Social (CES), todavía falta para que se pueda hablar de mejora. “En el empleo se produjo un cambio positivo [creció por primera vez en siete años] aunque insuficiente para hablar de recuperación”, apunta el comunicado que acompaña la memoria de 2014 del organismo.

El CES también apunta que pese a la mejora la población activa ha seguido cayendo. Es decir, la caída de la tasa de desempleo el año pasado no se debió solo a la creación de empleo, sino también a la caída de personas en edad y disposición de trabajar.

En el camino hacia la recuperación, la desigualdad social se ha tornado en un riesgo, según apuntan desde diversos órganos. Para superarlo, el presidente del CES, Marcos Peña, apuntó en la presentación de la memoria al empleo como algo “esencial”. No obstante, requiera algo más y ahí Peña situó como un punto importante el mapa de prestaciones que el Gobierno se comprometió a elaborar el pasado julio con los sindicatos mayoritarios (UGT y CC OO) y las patronales CEOE y Cepyme. En ella tienen que estar tanto las prestaciones contra el desempleo del Ministerio de Empleo como los salarios sociales autonómicos. En este punto, ese mapa de prestaciones, “de la desigualdad”, lo llamó Peña, se sitúa en la casilla de salida para saber, por ejemplo, cuanto podría costar combatirla. “He leído que paliarla iría de 900 a 3.000 millones”, apuntó para evidenciar la falta de un diagnóstico completo.

En opinión del presidente del CES la solución es difícil —“no tengo ninguna solución”, admitió— pero no pasa por una sola acción. “Me molesta el debate sobre una sola medida”, señaló Peña.

“La desigualdad es una seña de identidad de nuestra época”, enfatizó Peña, quien afirmó que lo más importante para contrarrestarla es blindar los sistemas de protección (educación, sanidad y pensiones, principalmente).

En su comparecencia, Peña apuntó que 2014 fue un año “confuso” por lo que toca a las políticas activas de empleo. En su opinión “la única forma de animar el mercado y formar a las personas” reside en esas políticas.

En referencia al riesgo de pobreza el comunicado que acompaña a la memoria afirma: “El conjunto de políticas sociales y herramientas de protección ha permitido paliar alguno de los efectos más negativos de la crisis. Sin embargo, no ha conseguido contrarrestar los efectos de fuerte deterioro de las rentas de la mayoría de la población”.