Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas extranjeras concentran el 35% de las exportaciones españolas

La proporción de ventas de mercancías al exterior desde filiales de multinacionales ronda el 75% en equipos de transporte, como el automóvil, y el 65% en las farmacéuticas

Planta de Seat (Grupo Volkswagen) en Martorell (Barcelona)
Planta de Seat (Grupo Volkswagen) en Martorell (Barcelona)

Las empresas de capital extranjero son un factor determinante en la evolución de las exportaciones españolas de mercancías, que en marzo rompieron su techo (superaron por primera vez los 23.000 millones en un mes), según ha detallado esta semana el Ministerio de Economía. Buena parte de las filiales de las multinacionales que operan en España están más orientadas al mercado externo que al interno, y según estimaciones de expertos, concentran más el 35% de las exportaciones de bienes que se hacen desde el país.

De hecho, la inversión extranjera directa suele relacionarse con un estímulo a la exportación por una doble vía: por sus características (empresas grandes, con mayor nivel tecnológico y, sobre todo, integradas en procesos multinacionales), las filiales están más predispuestas a exportar. Y, además, las empresas españolas que contratan con ellas acaban insertadas en cadenas globales de abastecimiento, lo que facilita su internacionalización. El eslabón débil de esta relación entre inversión extranjera y exportaciones es también notorio: la continuidad de esas filiales en España depende de centros de decisión en otros países, que además suelen reservarse las actividades de mayor valor añadido. Inditex brinda el ejemplo opuesto: una multinacional española que fabrica y se aprovisiona en otros países (China, Bangladesh, Portugal, Marruecos o Turquía entre otros) y concentra en España la fase final de la cadena de valor y las decisiones.

Otra cosa es calibrar cuántas de las mercancías que exporta España corresponden en realidad a ventas de empresas de capital extranjero radicadas en el país, algo que las estadísticas oficiales no revelan a la primera. Aquí hay que echar mano de las investigaciones académicas, que constatan dos cosas: en la industria (incluida la agroalimentaria), que concentra la ventas de mercancías al exterior, es mayor (y muy significativa) la cuota en las exportaciones españolas de las empresas de capital extranjero que en el total de la producción. Y, sin embargo, ese peso ha ido cediendo en los años de la crisis ante el empuje de las exportaciones desde empresas de capital nacional.

Un libro -España en la inversión directa internacional- editado a finales de 2014 por el Instituto de Estudios Económicos, con el apoyo del Icex, que coordinó el catedrático Rafael Myro, recopila las últimas investigaciones sobre el impacto de la inversión extranjera directa en la economía española. En una de ellas, los profesores María Elisa Álvarez y Carlos Fernández-Otheo cruzan la estadística de empresas extranjeras del INE con la central de balances del Banco de España, para estimar que en 2011, último año estudiado, las exportaciones de empresas de capital extranjero superó, en las manufacturas (incluida la alimentación) el 37% del total español.

Si se proyecta la tendencia de los últimos años, en los que las exportaciones de manufacturas de origen nacional crecieron a mucho mayor ritmo -aportaron el 80% del aumento de las ventas al exterior entre 2007-2011, revertiendo la tendencia de principios de la década pasada-, la proporción en las exportaciones españolas de las filiales de multinacionales no superaría ahora el 35%.

El protagonismo de las empresas de capital extranjero es muy relevante en el automóvil, el sector que concentra el 17% de las exportaciones españolas de mercancías. Según las estimaciones de Álvarez y Fernández-Otheo, en la venta de equipos de transporte (que incluye al automóvil), las firmas de capital extranjero "agrupan casi tres cuartas partes de lo que el sector envía al exterior". Solo los fabricantes de papel alcanzan una proporción mayor (el 90% de lo que se exporta corresponde a filiales de multinacionales), pero su peso en el total de las exportaciones españolas es sensiblemente menor: las filiales de los grandes grupos mundiales del automóvil radicadas en España acumulan "más de un tercio del valor total exportado por el capital extranjero". 

El otro gran sector exportador con una notable presencia de firmas extranjeras es el de los productos farmacéuticos, el tercero que más vende al exterior. Aquí, las filiales de las multinacionales controlaban el 63% de las exportaciones españolas de medicamentos en 2011. El estudio también aprecia un peso relevante del capital extranjero en caucho y plásticos (más del 50% de las exportaciones del sector), metalurgia (43%) o equipos eléctricos (40%), sector este último que también está entre los más activos en el mercado exterior.

En el extremo opuesto destaca también la importancia relativamente baja de las empresas de capital extranjero en las exportaciones españolas de la agroindustria y del textil, por debajo del 20%, los dos sectores más relevantes en la exportación española de mercancías tras el automóvil.  

Más información