Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de las tiendas de Apple en España se estancan por primera vez

Apple Retail Spain facturó 216 millones y ganó 2 millones el último ejercicio

Tienda de Apple en la Puerta del Sol de Madrid, en su inauguración.
Tienda de Apple en la Puerta del Sol de Madrid, en su inauguración.

Tras un exitoso desembarco y varios años de crecimiento fulgurante, las tiendas de Apple en España tuvieron un discreto ejercicio 2014. La facturación creció muy ligeramente en un año en que la compañía aún no había lanzado el iPhone 6 y Samsung le comía terreno en los teléfonos de alta gama. Solo el impulso de la apertura de la nueva tienda estrella en la Puerta del Sol de Madrid permitió a Apple Retail Spain, la filial que gestiona las Apple Store españolas, esquivar la caída de ventas.

En su ejercicio 2014, cerrado el 30 de septiembre pasado, Apple Retail Spain alcanzó una cifra neta de negocio de 217,9 millones de euros, frente a los 212,9 millones del año anterior, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Un incremento de cinco millones, el 2%, que se queda en una mejora de tres millones si se consideran solo las ventas y se excluye la partida de prestaciones de servicios. Pero, además, la firma admite que el incremento de la facturación “está asociado a las ventas de la tienda abierta durante 2013 y a tres meses de ventas de la tienda abierta durante 2014”, la de la Puerta del Sol. Dicha tienda, inaugurada a finales de junio del año pasado en Madrid, es la undécima de Apple en España.

Si se excluyese esa aportación, las ventas habrían caído, algo insólito en una sociedad en que la facturación creció un 49% en 2013, un 86% en 2012, y un 1.300% en 2011, cuando comenzaba su expansión. La plantilla media de la empresa se redujo desde las 1.093 del ejercicio 2013 a las 1.040 del pasado. Sin embargo, si lo que se compara es el número de empleados a cierre de ejercicio, aumentó de 1.071 a 1.109, básicamente por la apertura de la nueva tienda madrileña.

El beneficio sigue siendo muy bajo en relación con las ventas. Creció un 8%, hasta 2,36 millones, cifra que representa tan solo el 1% de la facturación. La filial española compra la inmensa mayoría de sus productos a una sociedad irlandesa de Apple, pero lo hace a un precio tal que apenas le deja margen de beneficio tras hacer frente a los alquileres, sueldos y otros gastos. A menos beneficios, menos impuestos. La sociedad destinó en torno a 1,5 millones al impuesto de sociedades. Curiosamente, y pese a que lo que vende son básicamente productos de su grupo, la firma señala en su informe de gestión que “continúa comprando mercaderías a precios de plena competencia”.

Junto a la filial de tiendas, el grupo fundado por Steve Jobs tiene en España otra filial, Apple Marketing Iberia, que pagó 2,4 millones de euros en impuesto sobre beneficios y ganó 2,9 millones netos.

Tras un ejercicio discreto, el lanzamiento del iPhone 6 este año y, en menor medida, del Apple Watch, junto al hecho de que la tienda de la Puerta del Sol ha funcionado todo el ejercicio, permiten aventurar una vuelta a un mayor crecimiento en el ejercicio en curso.

Más información