Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agotamiento del Plan PIVE impulsa las matriculaciones

Las ventas superan los 100.000 vehículos en un mes por primera vez desde 2010

Trabajadores de Ford en la cadena de montaje de la planta de Almussafes (Valencia) .
Trabajadores de Ford en la cadena de montaje de la planta de Almussafes (Valencia) .

Hacía cuatro años y medio que en España no se vendían más de 100.000 coches en un mes. Ocurrió el pasado marzo, después de que las matriculaciones se disparasen un 40,5%, hasta alcanzar 112.299 unidades. El mercado lleva ocho trimestres seguidos de crecimientos y en lo que va de año acumula un ascenso del 32,2%, con un total de 267.137 matriculaciones.

Dos razones sostienen estas cifras, y ambas son coyunturales: los 175 millones del último Plan PIVE se han consumido a gran velocidad (en las dos próximas semanas, según las estimaciones del sector, se agotarán por completo), y ese aviso a navegantes ha actuado como un incentivo para que los consumidores aprovechen los últimos días de las ayudas. Las buenas perspectivas turísticas en Semana Santa también han aportado su grano de arena. El canal de ventas de coches para flotas de alquiler se disparó un 52% en marzo (35.810 unidades). El de particulares creció un 36% (50.926 unidades), y las compras de flotas en las empresas un 34% (25.563 matriculaciones).

El agotamiento del Plan PIVE impulsa las matriculaciones

Por modelos, los más vendidos en lo que va de año son el Seat Ibiza, el Citroën C4 y el Seat León. Le siguen el Renault Megane, VW Golf y Polo, Nissan Qashqai, Opel Corsa, Dacia Sandero y, como cierre del top ten, el Renault Clio. La marca alemana Volkswagen lidera las ventas hasta marzo, con 23.717 vehículos, seguida de su hermana Seat (23.338 turismos); Le siguen Opel, con casi 20.000; y Renault, con 18.421. Por tipo de carburante, la venta de coches diésel sigue siendo abrumadoramente mayoritaria, con un 64,8% de los modelos. Un 33,5% fueron de gasolina y el 1,6% restante, de híbridos o eléctricos. Los pequeños turismos y los micro suponen más de un tercio de la distribución, aunque los que más crecen son los todoterrenos pequeños, un 76%, con lo que arañan una cuota de mercado del 7,7%.

La tendencia, asegura la patronal del sector (Anfac), “debe continuar, ya que con un mercado interno más fuerte, la industria afianzará la producción en España”. Los concesionarios, por su parte, piden prudencia: Ganvam, que representa a 4.600 distribuidores, cree que el sector no debe dejarse llevar por la euforia y perder de vista “que es el PIVE el que está actuando como salvavidas, incentivando la confianza del consumidor hasta que la microeconomía se normalice”, según un comunicado firmado por Juan Antonio Sánchez, su presidente. Jaume Roura, el presidente de Faconauto, cree que se respira un ambiente de recuperación real “pero por el momento esta mejoría es insuficiente para recuperar una rentabilidad acorde con la facturación y la responsabilidad que soportan los concesionarios”. Caer en la autocomplacencia, dice, “puede costar muy caro”.

La reacción en el sector tiene su lógica. El Gobierno, a través del secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, cuestionó en febrero la continuidad del PIVE, el programa de ayudas públicas que está detrás del repunte de las ventas de turismos en 2014, el mayor en 15 años. García-Legaz sugirió entonces que había que abrir un debate sobre la continuidad de los estímulos ahora que el mercado comienza a tener vida por sí solo. La industria no tardó ni un día en reaccionar, alertando de que un freno en las ventas podría poner en cuestión la recuperación del consumo. Este miércoles las patronales Anfac, Faconauto y Ganvam volvieron a repetirlo: “Hay signos evidentes de mejora, pero la recuperación no ha terminado”, señaló un portavoz de los fabricantes. El ministro de Industria, José Manuel Soria, se muestra firme. En declaraciones a una cadena de radio aseguró a principios de marzo que el sector del automóvil es consciente de que los apoyos “no pueden durar eternamente”. La nueva edición del PIVE está, más que nunca, en el aire.