El euro retoma su caída frente al dólar tras el cambio de discurso de la Fed

La Reserva Federal abre la puerta a una subida de tipos, pero no muestra demasiada prisa

Janet Yellen, este miércoles, durante la conferencia de prensa.
Janet Yellen, este miércoles, durante la conferencia de prensa.A.H. (Bloomberg)

El euro prosigue su viaje hacia la paridad con el dólar. El tono exhibido por la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, que abrió la puerta a una subida de tipos en la segunda mitad del año pese a las cautelas mostradas, vuelve a empujar la divisa europea a la baja tras el repunte registrado el jueves. Dos horas después de la apertura de los mercados europeos, el euro se cambiaba por 1,065 dólares estadounidenses, un 2% menos que la noche anterior y cerca de un 6% por debajo del cambio de hace un mes. Este cambio de tendencia respecto a los primeros movimientos posteriores a la comparecencia de Yellen ayer confirma que los mercados, pese a interpretar el mensaje de la Fed en clave de tranquilidad y no de cambios bruscos, confían en un repunte de los tipos en EE UU en el segundo semestre de 2015. En este contexto, la volatilidad del euro y la fortaleza del dólar respecto al resto de monedas parecen instalarse definitivamente como corrientes de fondo que guían el mercado de divisas.

Más información
La Fed abre la puerta al alza de tipos de interés el próximo junio
Hasta 2,2 billones de deuda pública europea ya tiene intereses negativos
El Tesoro coloca bonos a 5 y 10 años a los tipos más bajos de su historia

Los mercados reflejan, así, la asimetría entre la política monetaria comunitaria —el Banco Central Europeo (BCE) está inmerso en pleno programa de compra masiva de deuda pública, QE por sus siglas en inglés— y la estadounidense. Aunque la Fed sacrificó ayer el término "paciente" del comunicado posterior a la reunión de su máximo órgano de gobierno y alimentó las especulaciones sobre una potencial subida de tipos a tres meses vista, los rectores de la política monetaria de EE UU han logrado ofrecer al mercado suficiente calma sobre cómo será esa vuelta a la normalidad monetaria, tras más de un lustro de excepcionalidad.

"Que se haya eliminado [la palabra] paciente no significa que vayamos a ser impacientes", remarcó Yellen en la conferencia de prensa posterior al encuentro, dejando claro que los movimientos, de haberlos, serán lentos. Esta modulación ofrece, también, mayor margen de maniobra al resto de bancos centrales que deben decidir cuándo retirar sus medidas de estímulo a la economía.

Las Bolsas europeas, cerca ya de la cota máxima alcanzada en el verano del año 2000, han optado por creer en ese discurso de tranquilidad. A menos de una hora del cierre, el Ibex 35 español (+0,28%) era el selectivo más alcista, seguido por el Ftse británico (+0,2%), que este jueves ha alcanzado su máximo histórico. El Cac40 francés bajaba un leve un 0,22% y el Dax alemán, en plena corrección tras superar su nivel máximo, se dejaba un 0,44%,

La prima de riesgo española se situaba, a esa misma hora, en 106 puntos básicos, seis menos que el miércoles. En idéntica cuantía se reducía el diferencial entre el bono italiano y el bono alemán a 10 años, hasta los 107 puntos básicos. Más volatilidad se percibía en el termómetro de la deuda pública griega que, en pleno tira y afloja con Bruselas, se sitúa en los 1.185 puntos básicos, 77 más que el miércoles a cierre de mercados.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS