Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los desahucios y ejecuciones hipotecarias suben un 7,4% en 2014

El INE arroja un balance de 34.680 viviendas habituales afectadas por embargos

Desalojos
María del Pilar López sostiene a su hija Carolina, en el portal de su casa en Ourense. La plataforma Stop Desahucios logró frenar su desalojo por impago del alquiler. EFE

Los desahucios son una de las peores herencias que ha dejado una crisis que, tal y como reconoció esta misma semana el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no se puede dar por cerrada. A este respecto, el número de familias afectadas por las conocidas como ejecuciones hipotecarias, medida que supone el primer paso para el embargo, han aumentado un 7,4% a lo largo de 2014, hasta alcanzar los 34.680 hogares en el caso de viviendas habituales, según el INE.

El repunte en las ejecuciones ha tenido lugar pese al final de la recesión, el inicio de la recuperación del empleo y las sucesivas prórrogas de la moratoria que ha puesto en marcha el Gobierno para tratar de atajar el problema. Fuentes del Ministerio de Economía destacan que lo que se está viendo ahora es el efecto de los abusos cometidos en plena burbuja inmobiliaria, cuando las entidades prestaban sin tener en cuenta los riesgos de su inversión.

Según el INE, el 20,2 % de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en 2014 correspondieron a créditos constituidos en 2007, el 17,3% a hipotecas firmadas en 2006 y el 12,1% a préstamos de 2005. Por tanto, el periodo comprendido entre 2005 y 2008, años que se pueden identificar como la fase más alcista de la burbuja, concentró el 61,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en 2014. Habitualmente, "el impago de la deuda comienza a producirse con una antelación al inicio de la ejecución hipotecaria de entre dos y cuatro trimestres", según el INE, de modo que la mayoría de las ejecuciones del año pasado son de propietarios que dejaron de pagar la hipoteca en 2013, el año que el paro batió récords en España.

Atendiendo a la evolución trimestral que ofrece el INE, la estadística muestra una moderación en el ritmo de aumento de las ejecuciones. Así, mientras la apertura de expedientes por impago de la hipoteca ante los tribunales logró bajar en el arranque del año frente al inicio de 2013, en el segundo trimestre crecieron un vertiginoso 8,4% en tasa interanual. Y otro 13,5% en el tercero. En los últimos tres meses de 2014, sin embargo, este porcentaje se habría frenado al 2,9%.

El Gobierno dice que lo mejor contra los desahucios es salir de la crisis

El 16,3 % de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas en 2014 fueron nuevas y el 83,7% usadas. En el primer caso, la comparación interanual arroja un descenso del 4,3%, mientras que el de usadas aumenta un 8,2%.

Estadística empezó a publicar estos datos en el arranque de 2014 con una periodicidad trimestral. Su análisis, frente a otras estadísticas como la que ofrece el Banco de España, que baja más al detalle según el tipo de procesos, se restringe a las ejecuciones iniciadas.

El subsecretario del Ministerio de Economía, Miguel Temboury, señaló ayer que "muchas de ellas no acaban necesariamente en la pérdida de la vivienda", pero no se refería a la pérdida de la propiedad sino a que en algunos casos es posible evitar el desahucio y quedarse a vivir en la vivienda aunque siga siendo propiedad del banco. La familia afectada puede acogerse a la moratoria sobre desahucios, que seguirá vigente hasta 2017, si cumple los requisitos para ello o tratar de llegar a un acuerdo de alquiler u otra fórmula.

El Gobierno confía en que la recuperación, la creación de empleo y el consecuente descenso del paro logren atajar el problema. Para algunos analistas, parte de esta mejora ya estaría notándose, aunque ello no ha acabado con las dramáticas imágenes de la policía echando a gente sin recursos de sus casas. José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, apunta a este respecto que los últimos desahucios que han tenido eco en los medios no han correspondido al caso típico de embargo del banco, sino a impago del alquiler o, de manera más anecdótica, conflictos familiares.

En cualquier caso, en opinión de García Montalvo, la estadística que mejor describe la realidad del mercado es la del Banco de España, que constata la tesis de que aunque siguen aumentando los desahucios, lo hacen a menor ritmo. Este catedrático también llama la atención sobre el hecho de que estos datos recogen un aumento de las daciones en pago, tendencia que habrá que confirmar en los próximos meses. No obstante, el Banco de España ya ha anunciado que abandonará su estadística en favor de la del INE tras publicar los datos de 2014.

Más información