Yellen se da flexibilidad para subir tipos de interés en EE UU

La Reserva Federal mantiene como posibilidad la reunión de junio para encarecer el precio del dinero, aunque podría aplazarse

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal
Janet Yellen, presidenta de la Reserva FederalKEVIN LAMARQUE (REUTERS)

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, se aferró a la paciencia para garantizar en su comparecencia semestral ante el Senado de EE UU que la subida de tipos de interés no se hará a la ligera. La opción de que suceda en junio sigue sobre la mesa, aunque podría darse unos meses más de margen para estar completamente segura. Es la primera intervención de Yellen ante un Congreso con mayoría republicana en las dos cámaras

Hay cierta confusión en Wall Street respecto al momento en el que la Reserva Federal decidirá volver a subir los tipos y, sobre todo, al entender cómo va a empezar a liberar la masa de activos que fue acumulando en balance para estimular la economía y combatir el riesgo de deflación. Así que Yellen, debía hacer un esfuerzo mayor en su intervención para explicar la ruta que va a seguir. Lo que está claro es que no será en marzo ni en abril.

En el testimonio inicial antes de pasar a las preguntas de los senadores Yellen se ciñó a la partitura y trató de darse cierta flexibilidad al actuar. En este sentido, explicó el hecho de que el término “paciente” caiga del comunicado final no debe interpretarse como que los tipos subirán dos reuniones después. Si se mostró en el tono positiva respecto a la marcha de la economía en EE UU, como preparando el terreno para un alza simbólica en junio.

Que este año habrá un encarecimiento del precio del dinero es algo asumido por el sector financiero, los economistas y la mayoría de los miembros de la Fed. Lo que no está claro es lo lejos que lo piensa llevar en 2015. Los tipos de interés en EE UU llevan estancados en el 0% desde diciembre de 2008. Entretanto, el banco central tiene activos por valor de 4,5 billones de dólares. El programa de compra de bonos se extinguió en otoño pasado.

El acta de la reunión de enero ya dio a entender que buena parte de los miembros se inclina por dejar los tipos al 0% por un largo periodo. Consideran que hay más riegos para la economía al hacerlo de forma prematura que por tomárselo con más calma. Eso reforzó la idea de que el próximo paso hacia la normalidad monetaria sucederá más hacia septiembre que en junio o julio. Yellen, en su intervención, trató de no aferrarse a un calendario.

Mecanismo

La próxima reunión de la Fed está prevista para el 18 de marzo, e incluye rueda de prensa de Janet Yellen. Si se mantiene el objetivo de tocar los tipos a mediados de año, lo lógico es que el término “paciencia” caiga del comunicado final. De hecho, la intervención de la presidenta sirvió para asegurar al mercado que no empezará a pisar el freno de los estímulos monetarios antes de que esa palabra desaparezca, como también hizo Alan Greenspan.

Es decir, como explicó, a partir de ese momento la situación se irá juzgando “reunión a reunión”. “Si la economía continúa mejorando como anticipa la Fed”, añadió, el banco central “empezará a considerar en cualquier momento el alza de tipos”. "Lo haremos cuando estemos ranozablemente confiados", reiteró. A partir de ahí expuso, en un discurso muy medido, equilibrado y siempre cauto, el mecanismo de vuelta a la normalidad monetaria.

Yellen confirmó que la actividad económica en EE UU se expande con solidez y que las condiciones en el mercado laboral siguen mejorando, aunque evitó marcar criterios económicos que anticipen el próximo movimiento. Sin embargo, parece como si estuviera más pendiente de lo que pasa fuera y ahí hizo referencia a la volatilidad que viven los mercados por la presión a la baja de la inflación, la debilidad de la economía global y la fortaleza del dólar.

Europa y China

Sobre la situación en Europa en concreto, señala que la recuperación sigue siendo demasiado lenta y la inflación está muy baja. Sin embargo, se mostró confiada hacia las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo para estimular el crecimiento y el alza de previos. El otro punto de preocupación lo pone en el proceso de reequilibrio de la economía de China

La opinión de la Fed es que el riesgo deflacionista fuera de EE UU, en buena medida motivado también por el abaratamiento del petróleo, provoca que la inflación se mantenga por debajo del 2%. Así que lo está por ver de cara a futuras decisiones es donde Yellen va a poner más el peso de la balanza, si en las condiciones económicas internas y en la coyuntura externa. "Cuando subamos tipos será una muestra de confianza hacia los fundamentales de la economía, concluyó.

Pero lo más complicado en este contexto, con fuerzas que van en sentidos opuestos, es cómo la Fed va a comunicar el primer alza de tipos desde junio de 2006. Hasta ahora, el lenguaje fue el principal arma que tuvo la Fed para mantener la calma en el mercado. Pero conforme se acerca el inicio del proceso de normalización, esa es una herramienta cada vez más limitada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS