Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU inicia el año con un ritmo sólido de creación de empleo

Se registraron 257.000 ocupados en enero

La tasa de paro sube al 5,7% porque hay más gente buscando trabajo de forma activa

Wall Street miró hacia Washington buscando una guía entre los detalles del primer dato de empleo del año para anticipar el próximo movimiento de la Reserva Federal y encontró muchas cosas positivas que justificarían el alza de tipos de interés. La economía de EE UU registró 257.000 nuevos ocupados en enero, más de lo esperado pese a que se modera de los 329.000 empleos que se dan ahora para diciembre. La tasa de paro se situó en el 5,7%, tras subir una décima porque hay más gente que se anima a buscar trabajo.

El indicador de enero esta vez no se vio distorsionado por el efecto de las fuertes nevadas, como el año pasado, cuando se sumaron 144.000 ocupados. También se revisó al alza el indicador de noviembre, a 423.000 empleos, con la mejor lectura en el sector privado desde 1997. La contratación, por tanto, avanza con solidez. EE UU sumó durante los últimos 12 meses puestos de trabajo a un ritmo superior a los 200.000 empleos, una racha que no se veía desde 1994.

Sin embargo, las empresas siguen mostrando cierta cautela cinco años después de la gran recesión y eso explicaría en gran medida por qué no elevan los sueldos al ritmo esperado en un mercado laboral que se acerca a una situación de pleno empleo y con una economía que crece por encima del potencial. Se esperaba que los salarios repuntaran, después de una inesperada caída de dos décimas en diciembre, y así fue, un 0,5% el mes pasado.

Las remuneraciones por hora trabajada lo hicieron un mero 2,2% durante el último año. También en este caso vuelve a acercarse al máximo del periodo posterior a la crisis, pero debería hacerlo al 3% para dar solidez a la recuperación de la economía real. Esto podría explicarse por el hecho de que todavía hay 6,8 millones de personas que están forzadas a trabajar a tiempo parcial o porque sigue habiendo más personas buscando empleo de los que se ofrecen.

El paro, entretanto, subió una décima debido a que la tasa de participación avanzó dos décimas, hasta el 62,9%, y después de que el mercado laboral se expandiera en 435.000 personas el mes de enero. Es decir, hay más gente que siente que puede tener opciones de encontrar ahora un trabajo. Eso provocó que la gente que no busca empleo de manera activa cayera a 2,2 millones, unas 360.000 personas menos que en el mes precedente.

Próximo alza de tipos

Es la segunda vez en 11 años que el dato de enero sale mejor de lo que anticipaba Wall Street. El actual ritmo de la creación de empleo, de 336.000 ocupados durante los últimos tres meses, aviva el debate sobre si la Reserva Federal no va demasiado atrasada en su estrategia. Los tipos de interés están estancados en el 0% desde hace seis años. Tras la última reunión en enero repitió que será “paciente” en el proceso de vuelta a la normalidad monetaria.

El alza de tipos en abril está descartada. Será, cuando suceda, la primera desde junio de 2006. Vuelve a ganar fuerza la idea de que el encarecimiento del precio del dinero llegue en junio, aunque la baja tasa de inflación en principio le da margen para poder retrasarlo a julio o septiembre. Entre los factores que podrían justificarlo están la debilidad de la economía global, la divergencia de política monetaria con el resto de economías avanzadas y el repunte del dólar.

Charles Plosser, presidente de la Reserva Federal de Filadelfia, considera en todo caso que es cada vez más difícil de justificar que el banco central siga sin subir tipos. La moderación en los precios, insiste, es temporal y resta dramatismo al efecto del dólar en el sector exportador. En su opinión, el dato de empleo es la señal de que hay que abandonar la idea de que EE UU está atrapada en una crisis permanente. La próxima reunión en marzo, donde podría caer la referencia "paciente" en el comunicado.

Más información