Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

BT vuelve con fuerza a la telefonía móvil con la compra de EE

La operadora británica cierra la operación con Deutsche Telekom y Orange

Logos Orange y T-Mobile en una tienda de EE situada en el centro de Londres.
Logos Orange y T-Mobile en una tienda de EE situada en el centro de Londres. Bloomberg

British Telecom (BT) ha cerrado finalmente la compra de EE, la compañía de telefonía móvil más grande de Reino Unido, a Deutsche Telekom y Orange, después de semanas de negociaciones en exclusiva entre las tres compañías anunciadas el pasado 14 de diciembre. Con la operación, cerrada a un precio de 12.500 millones de libras (16.500 millones de euros), el exmonopolio británico vuelve a lo grande al mercado de los móviles, que abandonó en 2001 al desprenderse de O2, compañía que posteriormente adquiriría la española Telefónica.

Deutsche Telekom obtiene con la venta un 12% de BT, convirtiéndose en el principal accionista de la compañía británica, en cuyo consejo se sentará el primer ejecutivo de la alemana, Tim Höttges. La francesa Orange, propietaria del otro 50% de EE, obtiene un 4% de participación en BT y el resto lo cobrará en metálico. El grupo británico financiará la adquisición vendiendo acciones por valor de 1.000 millones de libras (1.320 millones de euros) y mediante el recurso al endeudamiento.

BT constituía hasta ahora una especie de rareza en el sector, al tratarse de la única gran operadora europea que carecía de una rama de telefonía móvil. Con la operación se consolida definitivamente el regreso de BT al mercado del móvil, para el que inicialmente la compañía británica contempló alternativamente la compra de O2, filial en Reino Unido de Telefónica, opción que quedó descartada tras el anuncio de las negociaciones exclusivas con Deutsche Telekom y Orange en diciembre. Finalmente, hace unas semanas el grupo que preside César Alierta llegó a un acuerdo para vender su negocio de telefonía móvil en Reino Unido a Hutchison Whampoa, a un precio en metálico de 9.250 millones de libras (12.220 millones de euros) que se pagarían al cierre de la operación y un pago diferido de otros 1.000 millones de libras (1.320 millones de euros al cambio actual). La adquisición de O2 fue la mayor compra en la historia de Telefónica.

Con más de 24,5 millones de usuarios, EE es la operadora móvil con mayor base de clientes en Reino Unido y la mayor red de tecnología 4G de todas las operadoras europeas. El acuerdo permitirá a BT ofrecer paquetes de telefonía móvil y fija, banda ancha de Internet y televisión. Reino Unido arrastra cierto retraso comparativo con respecto a otros países europeos en la oferta de estos paquetes cuádruples, que hasta hace poco solo Virgin Media ofrecía en el país. BT espera obtener, con las sinergias, un ahorro en costes de 3.000 millones de libras (3.960 millones de euros).

“Esto es un gran hito para BT pues nos permitirá acelerar nuestros planes de movilidad”, ha dicho Gavin Patterson, consejero delegado del gigante británico. “La red líder británica de 4G se une con la mayor red de fibra óptica, ayudando a crear el proveedor de comunicaciones líder en Reino Unido”. Para Olaf Swantee, consejero delegado de EE, “el acuerdo asegurará que Reino Unido sigue en la vanguardia de la revolución de la tecnología móvil”.

La operación debe aún recibir el visto bueno de la Autoridad de Competencia de Reino Unido, pero no se prevé que vaya a haber mayores impedimentos. En todo caso, las compañías rivales, que utilizan la red de BT, podrán pedir que se controle que no reciben un trato discriminatorio. El cambio del escenario tampoco parece que vaya a afectar a las tarifas de la telefonía en Reino Unido, que se encuentran entre las más bajas del mundo. En todo caso, puede aumentar la competencia en la oferta de paquetes cuádruples (telefonía móvil y fija, Internet y televisión), lo que podría traducirse en una bajada de precios. Pero la operación sí puede acelerar los movimientos hacia las fusiones entre las compañías rivales, reduciendo el número de operadores. Las acciones de BT han subido un 4,6% después del anuncio, hasta alcanzar la cotización más alta en los últimos 14 años.