Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOHN VEIHMEYER I Presidente mundial de KPMG

“El análisis masivo de datos está transformando a la empresa”

El máximo responsable de la consultora cree esencial dedicar tiempo a "retener el talento"

John Veihmeyer, presidente mundial de KPMG.
John Veihmeyer, presidente mundial de KPMG.

¿Está cómodo? “La verdad, no”, responde John Veihmeyer (Washington, 1955). El presidente mundial de KPMG, una firma de servicios profesionales que factura 24.800 millones de dólares y emplea 162.000 trabajadores, admite su incomodidad cuando el fotógrafo le sugiere un alambicado gesto para conseguir la foto que da entrada a la entrevista. Quizá esa sinceridad proceda de sus comienzos como auditor en la compañía, hace 37 años. Por eso durante la charla repite incesantemente la palabra “talento”. “Identificarlo, atraerlo, retenerlo”, sostiene. La estrategia le ha funcionado en un mundo que cambia. El negocio llegará del iCloud, del análisis de datos y del universo big data.

Pregunta. ¿Cuál será su principal propósito durante los próximos tres años?

Respuesta. La forma de continuar siendo la mejor compañía de servicios profesionales es ser capaz de atraer y mantener el talento más brillante. Dedico mucho tiempo a las personas. Es buena parte de mi trabajo. Construir la cultura en la empresa que nos permita alcanzar nuestros logros y que, a la vez, nos asegure captar y conservar ese talento.

P. Dentro de las tres áreas (asesoramiento, auditoría, fiscalidad) claves de la empresa, el asesoramiento es la que más creció el año pasado. ¿También lo será en 2015?

R. El área de asesoramiento seguirá aportando un fuerte crecimiento a la firma. Nuestros clientes trabajan en mercados que viven cambios muy rápidos. KPMG tiene una amplia gama de servicios y conocimientos que resultan vitales para afrontar esos mercados. Asesoramiento crecerá con mucha fuerza, pero también auditoría y fiscalidad.

P. ¿Cómo se comportará todo ese universo del big data y analytics?

R. Ambos están transformando la forma en la que opera cualquier empresa. El año pasado elaboramos un estudio entre los principales consejeros delegados de Estados Unidos. Les preguntamos cuáles eran, según su opinión, los mayores desafíos y oportunidades en los próximos tres años. El 75% de los consejeros señalaron que su compañía estaba inmersa en alguna clase de gran transformación. Lo que hay detrás de este cambio son tecnologías disruptivas y las oportunidades que proporcionan el big data y el universo analytics.

P. Otra área que crece es la relacionada con análisis de riesgos políticos.

R. Es un ambiente desafiante desde el punto de vista regulatorio para todas las compañías. La complejidad y el alcance de la regulación han crecido intensamente en todos los sectores empresariales en los últimos cinco años. Trabajamos con muchas empresas y no solo les ayudamos a cumplir la normativa dentro de este nuevo entorno, también les explicamos cómo pueden conseguir ventajas competitivas a partir de los cambios que se están produciendo debido a la nueva regulación.

P. ¿Cuáles son las consecuencias para la compañía de la transposición de la directiva europea sobre auditoría este año?

R. El mayor cambio es que los auditores deben rotar obligatoriamente. Esto impactará de una manera significativa en los próximos años. Pero a la vez será una oportunidad y también un desafío para nosotros. Uno de los retos que trae la legislación reside en la forma en la que se adaptan las normas. Cada país de la Unión tiene flexibilidad para hacerlo. Podríamos encontrarnos en un entorno donde diferentes Estados miembro decidan implementar de forma distinta esta regulación.

P. ¿Con esta normativa serían imposibles algunos de los escándalos que hemos visto?

R. Si analiza la crisis financiera no creo que se debiera a un error de los auditores. Creo que, sobre todo, fallaron ciertos tipos de modelos de negocio. Nuestra responsabilidad es seguir aumentando la calidad y por eso invertimos mucho en empresas que nos aseguran una posición ventajosa en nuevas tecnologías.

P. La Comisión Europea quiere frenar la elusión impositiva de multinacionales como Apple, Amazon o Starbucks. ¿Tiene el asesoramiento fiscal una dimensión moral?

R. En el corazón de este problema habita el cambio veloz de la naturaleza de los negocios y el hecho de que algunos países utilizan la política fiscal como un incentivo para atraer empresas dentro de su jurisdicción. La combinación entre la competencia entre países y la política fiscal, junto con un cambio rápido del modelo de negocio, donde la tecnología está transformando la forma en la que operan las empresas, aumenta la complejidad de hacer negocios de forma global. En KPMG tenemos desde hace muchos años un código de conducta que siguen todos nuestros fiscalistas.

P. En 2014 fueron muy activos en adquisiciones. ¿También lo serán este año?

R. Las compras continuarán siendo una parte muy importante de nuestra estrategia. Dada la complejidad que afrontan nuestros clientes tratamos de estar a la vanguardia. Sobre todo en áreas como digital, data analytics, iCloud y cyber. Hay ocasiones en las que las adquisiciones nos permitirán obtener los conocimientos de una forma más rápida o aumentar, en un sentido concreto, nuestra oferta de servicios. Las compras son fundamentales y serán tan intensas como el año pasado.

P. ¿La percepción de la economía española ha cambiado entre los inversores internacionales?

R. Desde luego todavía hay desafíos. Pero las empresas ven que existen oportunidades para el crecimiento. Habrá más actividad en fusiones y adquisiciones, transacciones e inversión en España, lo que acelerará el crecimiento económico. Lo peor de la crisis ha pasado.

P. ¿El aumento de la desigualdad en la distribución de las rentas es un obstáculo serio para la recuperación económica?

R. El fondo del problema de la inequidad reside en la educación. Es algo con lo que KPMG está muy comprometida. Uno de los grandes impedimentos de la educación es el analfabetismo infantil y el mayor freno para erradicarlo es el acceso a los libros. Nuestro programa Family for Literacy, que se aplica en 10 países del mundo, quiere poner libros en las manos de los niños más desfavorecidos. Para nosotros es una pasión mejorar la sociedad.

P. Henry Mintzberg, una de las principales voces del management del mundo, afirma que “ningún directivo que acepte cobrar cientos de veces más que sus empleados puede ser un verdadero líder”. ¿Está de acuerdo?

R. En este asunto, la transparencia resulta básica. Pero también es muy importante tener el equipo directivo adecuado en cada lugar y esto requiere un equilibrio. Los grandes líderes se centran en construir una cultura en la organización y motivar a las personas a hacer grandes cosas para esa empresa asegurando que las retribuciones están alineadas con los objetivos a largo plazo de la compañía. El problema es que predomine el corto.

P. Sostiene que a pesar del alto desempleo la firma afronta una escasez de talento a la hora de buscarlo. Suena contradictorio.

R. Para bastantes consejeros delegados encontrar talento es uno de sus grandes retos, a pesar del alto paro que sufren muchos países. Esto nos lleva otra vez a la educación y a enlazar conocimientos con las oportunidades de trabajo que existen ahí fuera. Necesitamos más gente educada en tecnología y ciencia.

P. Pero en este entorno copado por la ciencia y la tecnología, ¿cómo se las ingenian para atraer a jóvenes a disciplinas como la auditoría?

R. Si analiza lo que hacemos verá que somos una firma increíble para que un joven inicie su carrera profesional porque, dada la diversidad de nuestra práctica, puede tener 20 carreras diferentes sin cambiar de empresa.

P. El año pasado contrataron a 18.000 graduados. ¿Este 2015?

R. Queremos crecer y esto requiere más trabajadores y más talento. Nuestra idea es mantener este año ese mismo nivel y seguir reclutando en el mercado de forma agresiva.