Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado da el visto bueno al plan

El euro cae al mínimo desde 2003 y los bonos se disparan

La Bolsa española sube un 1,7% en línea con el resto de Europa

Vista de una pantalla de la Bolsa de Madrid.
Vista de una pantalla de la Bolsa de Madrid. EFE

El mercado dijo amén. Lo que la gran operación anunciada este jueves por Mario Draghi dejará en la economía real, la de la inversión y el consumo, las empresas y las familias, es una incógnita, pero a la financiera le dio otro empuje y hasta la deuda griega participó en la fiesta. La cotización del euro frente al dólar se desplomó justo pasadas de las dos y media de la tarde, cuando el presidente del Banco Central Europeo (BCE) comparecía para anunciar el gran plan de compra de activos, para ahondar en sus mínimos de los últimos 11 años. Las bolsas lo celebraron con subidas modestas, pero el mercado de deuda soberana siguió su escalada pese a que las inyecciones del BCE estaban descontadas y calentando las operaciones desde diciembre.

Los inversores supieron este jueves con exactitud cuántas compras había por parte del BCE: pujaría por 60.000 millones de euros mensuales, de los que cerca de 50.000 corresponderían a bonos soberanos, hasta septiembre de 2016. El previsible aumento de la demanda disparó los precios de los bonos a 10 años, con lo que bajó la rentabilidad exigida, ya en mínimo de la etapa del euro: el interés de los españoles pasó de 1,53% a 1,39%, el de los alemanes del 0,54% al 0,454 y el de los italianos de 1,69% a 1,39%.

Los inversores llevaban meses esperando que el presidente Mario Draghi se decidiera a poner en marcha las medidas

Incluso los títulos griegos, con segundo rescate a cuestas y la incertidumbre de las elecciones que se celebran este domingo, se vieron beneficiados por este apetito: la rentabilidad exigida por comprarlos pasó del 9,3% al 8,5%. Esta mejora se produjo a pesar de que, en principio, los bonos de un país bajo rescate no forman parte del programa general de compras del BCE, aunque el presidente del organismo, Mario Draghi, dejó la puerta abierta hacerlo con condiciones específicas a partir de julio.

Las compras dejaron la prima de riesgo española —el diferencial de interés respecto al bund germano, el considerado más fiable— en los 95 puntos básicos (0,95 puntos porcentuales), el más bajo desde 2010, y llegó a tocar los 92 a lo largo del día. Mientras, la italiana se contrajo de 116 a 110 puntos básicos.

El mercado da el visto bueno al plan

“Pese a incrementar durante este mes, poco a poco, las expectativas sobre la reunión del día de hoy, Mario Draghi ha logrado superarse a sí mismo al anunciar un nuevo e histórico paquete de medidas para la eurozona”, opinó de Javier Urones, analista de XTB. “La mayor sorpresa ha llegado con el tamaño: el BCE ha anunciado un programa de compras mensuales de 60.000 millones hasta septiembre de 2016, por encima de la expectativas más positivas de mercado”, corroboró Gemma Hurtado, cogestora del fondo Mirabaud Equities Spain.

Datos de mercado

-La cotización del euro bajó hasta los 1,14 dólares, el canje más bajo desde 2003.

-El interés exigido a los bonos españoles a 10 años cayó hasta el 1,39%, la menor rentabilidad pagada nunca. También los bonos del resto de la zona euro. Eso dejó la prima de riesgo o diferencial con respecto a Alemania en 97 puntos básicos, la menor desde 2010.

-La Bolsa española subió el 1,69% mientras que Milán avanzó el 2,44%, Fráncfort el 1,42% y París el 1,73%. Fuera de la zona euro, Londres ganó el 1,04%.

El montante de cerca de 50.000 millones de euros en deuda pública se había estado manejado en los mercados en los últimos días, pero la cotización de la moneda única lo vivió con intensidad. La previsión de que el BCE vaya a poner a miles de millones más en circulación, lo que se une a unos tipos de interés oficiales de casi cero, alienta la expectativa de más inflación —ahora en negativo— y una moneda más débil, todo con el fin de reanimar el crédito y la economía. Así, cada euro acabó cambiándose hoy por 1,14 dólares, el canje más bajo para la divisa europea desde 2003.

La pérdida de rentabilidad en el mercado de bonos soberanos tendría que desplazar la inversión de este producto a la renta variable, las bolsas. No obstante, la alegría en los grandes parqués europeos fue más bien contenida: Milán encabezó las subidas (2,44%), seguida de París (1,73%), Madrid (1,69%) y Fráncfort (1,42%). Fuera de la zona euro, Londres subió el 1,04%.

La reacción inmediata de los mercados, en definitiva, resultó positiva, pero falta ahora ver cómo lo va digiriendo y en qué dirección se reparte el dinero en el mercado. “Creemos que, después del entusiasmo inicial, la calma reemplazará la especulación desenfrenada de los últimos días y semanas”, advirtió Johannes Müller, CIO Wealth Management Germany en Deutsche AWM. En cuanto a la reactivación de la economía productiva, “es probable que su efecto positivo más duradero en la economía provenga de la devaluación del euro, lo que equivale a un pequeño plan de estímulo”, añadió Müller.

Más información