Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de turismos registran el mayor incremento en 15 años

Las matriculaciones alcanzaron hasta el 31 de diciembre las 855.308 unidades

El Megane recupera el liderato como el modelo más vendido, seguido por el C4

Coches aparcados en la planta de PSA Peugeot Citroën en Villaverde (Madrid).
Coches aparcados en la planta de PSA Peugeot Citroën en Villaverde (Madrid).

El mercado español de las cuatro ruedas parece haber dejado atrás sus peores momentos para crecer en 2014 un 18%. Los 855.308 turismos matriculados son además la mejor cifra registrada desde el 2010, pero todavía está muy lejos del cuatrienio prodigioso 2004-2008, donde se vendían cada ejercicio 1,6 millones de coches.

Fuentes del sector añaden que el actual crecimiento, el mayor de los últimos 15 años, es más sano porque no se alimenta tanto de ventas para flotas y sí lo hace de operaciones para particulares. Según las asociaciones de fabricantes y distribuidores, la extensión del plan PIVE aprobada en la recta final del año por el Gobierno está detrás de este éxito. “En regiones donde nueve de cada diez matriculaciones del canal particular se deben al plan, ha significado un impulso elemental para generar confianza”, aseguraron Anfac, Faconauto y Ganvam en un comunicado.

En los últimos 16 meses las matriculaciones no han parado de crecer, lo que ha convertido a España en uno de los pocos países de Europa que ha registrado aumentos de doble dígito. “Se han cumplido prácticamente al dedillo las cifras de cierre que veníamos estimando”, estima Juan Antonio Sánchez, presidente de Ganvanm, que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales. “Con la nueva partida presupuestaria del plan PIVE es muy probable que el año próximo las ventas crezcan hasta las 940.000 unidades”, vaticina. Si los pronósticos se cumplen, en 2016 los fabricantes podrían colocar en el mercado español más de un millón de turismos.

La recuperación del sector tiene mucho que ver con la tímida recuperación de la renta de los particulares y las familias, que son responsables del 60% de todas las matriculaciones. Este repunte da la vuelta a los años de crecimientos anémicos, como 2013, o a momentos más dramáticos, como en 2012, donde las ventas retrocedieron hasta niveles de 1986 e hicieron saltar todas las alarmas del sector. Ese año se produjo un vuelco en el top-ten de las marcas que todavía continúa. Volkswagen sigue siendo, frente a Seat, la enseña más vendida, con 76.958 unidades. Su filial mantiene la segunda posición con 67.894 vehículos y a muy poca distancia de Opel (66.700). Le siguen Renault (65.570), Peugeot (62.570) que ha caído desde la tercera a la quinta posición, Ford (58.818) y Citroën (54.614).

Por modelos, el coche más vendido es el Renault Megane, que ha relegado a la segunda posición al Citroën C4. El Seat León, que en 2013 terminó en novena posición en ventas, ha pasado al tercer puesto, y el Ibiza ha descendido un peldaño hasta la cuarta posición. Por segmentos, los consumidores españoles prefieren los utilitarios pequeños, que acaparan un tercio del mercado, seguidos del segmento medio-bajo (un 26%) y los monovolúmenes pequeños (un 9,9%). Reinan los diésel (el 66% de todos los vendidos), por encima de los coches de gasolina (el 32%) y a muchísima distancia de los coches menos contaminantes, que apenas logran una cuota del 1,6%. Por comunidades autónomas, Canarias, Aragón, Asturias y Andalucía crecen por encima del 20%.

A esta foto fija de las ventas se suman otros datos bastante prometedores sobre producción. Según la patronal Anfac, España ha vuelto al top-ten mundial con 2,4 millones de vehículos ensamblados en el país. Las multinacionales han lanzado desde sus plantas en España 13 nuevos modelos y han invertido cerca de 2.000 millones de euros en tecnología y actualización de sus cadenas de montaje. Esto se ha traducido en la creación de unos 20.000 empleos, el 84% de forma estable. Aún así, Anfac se queja de que el mercado todavía esté lejos de aprovechar todo su potencial.

El lujo crece

Pocos ciudadanos tienen a su alcance coches como el Maserati Ghibli, un exclusivo sedán de la marca de lujo italiana que cuesta entre 71.000 y 97.000 euros. Estos precios no han impedido que ese modelo sea uno de los tres que más ha crecido en ventas en 2014: un 945%, con un total de 115 unidades. 

En el espacio donde reina el lujo no importan planes de estímulo como el PIVE. Ferrari ha conseguido distribuir 10 coches de su modelo California, un 42% más que los matriculados en España en 2013. Su precio no baja de 209.000 euros. También ha sido un gran año para los modelos de Lamborghini: tres unidades del Aventador, un superdeportivo de 700 CV que pasa de cero a cien en 2,9 segundos, y otras tres de su modelo Gallardo, que supera los 200.000 euros, han reportado a la marca un crecimiento en ventas del 350%.

La recuperación, al menos en la gama de los coches más exclusivos y caros, se ha sentido con fuerza en el mercado de las cuatro ruedas. En su conjunto, el segmento del lujo ha crecido un 29% aunque sólo representa a una diminuta parte de las ventas: el 0,2%, con 1.583 unidades.

Entre los todoterrenos también hay crecimientos similares. Los más pequeños —y ahí compiten marcas como Nissan, Mini, Chevrolet, Ford, Opel, Peugeot, Citroën, Mercedes, BMW o Renault— han experimentado un crecimiento en ventas del 51% hasta las 56.392 unidades. Los de tamaño medio ya tienen una cuota del 8,5% de todo el mercado español y casi 73.000 unidades. Aunque no todas las marcas han corrido la misma suerte. Aston Martin, la mítica marca preferida por James Bond, ha caído en ventas un 52% mientras que Lotus lo ha hecho en un 33%.