Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FCC

Slim logra el 25,6% de FCC por 650 millones y Koplowitz tendrá el 22%

El magnate será el primer accionista tras más de medio siglo años de control familiar

El precio por acción sumados los derechos es de 9,75 euros, con un descuento del 15%

El magnate mexicano Carlos Slim.
El magnate mexicano Carlos Slim. Bloomberg

El magnate Carlos Slim y la española Esther Koplowitz ya han hecho oficial el acuerdo por el que el empresario mexicano se convertirá en el primer accionista de FCC tras más de medio siglo bajo control de la familia Koplowitz. Según el pacto, publicado este jueves en la CNMV, Slim pagará 650 millones por hacerse con el 25,634% de FCC tras la ampliación de capital que la constructora lleva meses preparando. Tras la operación, la empresaria verá reducida su inversión del 50,029% actual al 24,44% y más adelante al 22,43%.

Con vistas a reducir deuda y salir de la situación de fondos negativos en la que incurrió tras caer en pérdidas, FCC aprobó el 20 de noviembre una ampliación de 1.000 millones. En la operación, la compañía emitirá 133,26 millones de nuevas acciones, cuyo precio de suscripción será de 7,5 euros por título.

Del total de nuevas acciones, Slim adquirirá 66,79 millones de títulos tras comprar los derechos de suscripción de las dos sociedades a través de las que Koplowitz controla FCC: B1998 y Azate. El mexicano pagará por estos derechos 150 millones a razón de 2,35 euros cada uno y otros 500 millones de euros por las acciones. Cada 41 derechos de suscripción permiten suscribir 43 acciones en la ampliación de capital, con lo que el precio del derecho equivale a 2,25 euros por acción. Por tanto, Slim abonará en la práctica un total de 9,75 euros por título, lo que supone un descuento aparente del 38% si se compara con la cotización de 15,7 euros a que se mueven los títulos. Pero el descuento real es del entorno del 15% si lo que se considera es el valor de la acción equivalente tras la ampliación de capital, que sería de unos 11,5 euros, que es lo comparable.

Además, Carlos Slim se compromete a pagar un precio adicional variable si las acciones se revalorizan por encima de 14,625 euros, esto es, si la rentabilidad que logra Slim es superior al 50%, pues él invierte a 9,75. En ese caso, tendrá que abonar el 20% de las plusvalías a partir de ese punto en enero de 2020 o antes, si vende, aunque se ha comprometido a mantener el 85% de la inversión al menos cuatro años. Ese pago variable se calculará con una cotización promedio de 90 días. Por ejemplo, si las acciones de FCC están en el momento de referencia a 20 euros, pagará 1,075 euros más por cada título, el 20% de 20 menos 4,625.

Este jueves, tras estar suspendidas hasta las 12.30 para dar tiempo a la constructora a dar a conocer los detalles de un acuerdo que se conocía desde la noche anterior, FCC ha vuelto a cotizar con una subida de hasta el 6%. Con este alza, los títulos del grupo han llegado a superar los 16 euros, aunque luego han perdido algo de terreno. Ese es un precio previo a la ampliación, que equivale a aproximadamente 11,5 euros postampliación.

Slim tendrá cuatro consejeros

La inversión, según los términos del acuerdo, habilitará a Slim a tener cuatro representantes en el nuevo consejo de FCC, que reduce sus miembros de 15 a 12. Otros cuatro consejeros los elegirá la familia Koplowitz y tres serán independientes. Para su selección se seguirán criterios de "rigurosa profesionalidad y verdadera independencia", destaca el contrato, que precisa que su selección se encargará a una firma externa.

A ellos se les sumará el consejero delegado, puesto que ocupa actualmente Juan Béjar y cuyo nombramiento en un futuro deberá tener en la práctica el consenso de los dos grandes accionistas. Además, el consejero delegado tendrá las manos atadas para decisiones de más de 20 millones de euros, pues el consejo no podrá delegarle operaciones de deuda, compra o venta de activos o contratos por encima de esa cifra.

En cuanto al puesto de presidente, que seguirá sin tener funciones ejecutivas, el acuerdo prevé que el cargo siga en manos de Esther Alcocer Koplowitz, hija de Esther Koplowitz. Con vistas al futuro, además, la familia se reserva el derecho de elegir a próximos presidentes.

El contrato también blinda en mayor medida que la sede se quede en España al exigir una mayoría del capital social para tomar esta decisión cuando, hasta la fecha, bastaba con alcanzar la mayoría de la junta de accionistas. Igualmente, pone estas mismas condiciones para futuras ampliaciones, para autorizar los sistemas de remuneración en acciones o la venta de activos.

Derecho preferente

Para el futuro, Slim se reserva un derecho preferente de compra de las acciones de Koplowitz en caso de que esta decida vender. Ambas partes se conceden, además, un derecho de venta conjunta para el caso de venta a un tercero.

Koplowitz, forzada por la necesidad de refinanciar la deuda personal que acumula en sus sociedades instrumentales con vistas a evitar su suspensión de pagos, negoció con Slim tras fracasar in extremis un acuerdo previo con George Soros. La empresaria no podía sin este dinero cubrir los vencimientos y pagar los intereses que afronta con BBVA y Bankia entre 2014 y 2015.

El magnate mexicano llevará a cabo la operación a través de Control Empresarial de Capitales, sociedad que pertenece íntegramente a Inmobiliaria Carso, controlada por la familia Slim. El empresario gestiona la segunda mayor fortuna del planeta por detrás de Bill Gates, quien por cierto también es accionista de FCC con un 5,7%.

Más información