Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAM INTERVENCIÓN

El expresidente de CAM dice que sus dietas obedecieron a su trabajo

Modesto Crespo ha declarado como imputado por un delito de apropiación indebida ante la Audiencia Nacional

El expresidente de la CAM Modesto Crespo en una imagen de archivo.
El expresidente de la CAM Modesto Crespo en una imagen de archivo. EFE

El expresidente de la CAM Modesto Crespo ha defendido este jueves sus dietas retroactivas por presidir una participada de la caja desde seis meses antes de su nombramiento porque comenzó a trabajar para ella en el momento en que fue designado presidente de la entidad, un cargo institucional que no estaba retribuido.

Crespo ha declarado como imputado por un delito de apropiación indebida ante el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez junto al exdirector general Roberto López Abad por los 300.000 euros que cobró de forma retroactiva cuando fue designado presidente de Tinser Cartera en noviembre de 2009.

Según fuentes jurídicas presentes en su declaración, Crespo ha explicado que entendió que sus dietas se debían retrotraer al mes de junio, cuando pasó a ocupar la presidencia institucional de CAM, momento en el que también empezó a trabajar para la participada, aunque no fuera nombrado presidente hasta seis meses después.

Ha añadido que por su cargo en CAM no percibía retribución alguna, dado su carácter institucional, y por ello el Consejo de Administración avaló el 27 de noviembre de ese año sus dietas cuando le designó presidente de la participada, con lo que le retribuían así desde que empezó a trabajar efectivamente para Tinser.

Por el contrario, López Abad, que fue de quien nació la propuesta, ha afirmado que las dietas de Crespo constaban en varios puntos del orden del día y que incluso aparecían reflejadas en las actas de la reunión del Consejo.

Sin embargo, ha reconocido que "olvidó" mencionar el carácter retroactivo de las retribuciones a la Comisión de Retribuciones de la caja.

Uno de sus miembros, el también consejero Martín Sevilla, declaró la semana pasada ya había apuntado que en la Comisión jamás se había tratado el hecho de que Crespo cobrara las dietas de Tinser desde junio.

Su versión contradice a la de los 19 consejeros que han comparecido durante las últimas semanas como imputados, que aseguraron al magistrado que el Consejo de Administración solo avaló la designación de Crespo, pero que en ningún momento se mencionaron sus dietas durante la lectura del orden del día.

No obstante, una de ellas, Raquel Páez, apuntó a que eran objeto de "rumores de pasillo", mientras que otro de los consejeros, Ángel Óscar Strada, dijo que las actas de la reunión, que se aprobaron el 9 de diciembre de ese año y en las que sí aparecía el asunto de las retribuciones de Crespo, fueron "claramente adulteradas".

La Fiscalía Anticorrupción reclamó todas estas imputaciones al considerar que la dieta anual de 300.000 euros que percibió el expresidente de CAM "no se corresponde con ninguna actividad que conlleve dedicación de tiempo, esfuerzo o responsabilidad".

No obstante, considera que "no se puede afirmar que la autoría de los hechos recaiga exclusivamente sobre Modesto Crespo", ya que la propuesta, que partió de López Abad, fue aceptada por unanimidad por los consejeros.

Tras el informe del fiscal, Gómez Bermúdez abrió una pieza separada de la causa principal en la que investiga a la cúpula de CAM por irregularidades en su gestión.

En ella, Crespo y López Abad están imputados por delitos societarios, estafa y manipulación del precio de las cosas junto a la exdirectora general María Dolores Amorós y López Abad, y los exdirectores de Recursos y Planificación Vicente Soriano y Teófilo Sogorb.

Hace justo un año, el juez ordenó el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 1,5 millones de euros para López Abad por haber desviado 247 millones de la CAM y que destinó a la compra de hoteles en el Caribe a través la participada Valfensal, que el exbanquero pagó en seis días.

Asimismo, en otra de las piezas separadas, la Fiscalía Anticorrupción ya ha reclamado cuatro años de prisión para él y dos y medio para el expresidente de la comisión de control Juan Ramón Avilés por supuestas irregularidades en el cobro de dietas y en la concesión de créditos de 17 millones al último, penas que el FROB elevó a 6 y 10 años, respectivamente.