Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fraude de las divisas daña las cuentas de los grande bancos

Bank of America convierte ahora las ganancias del tercer trimestre en pérdidas por el coste legal del expediente

Oficina de inversión de Bank of America en Hong Kong
Oficina de inversión de Bank of America en Hong Kong REUTERS

La investigación en curso a escala global por la manipulación del tipo de cambio va tomando forma, con números. Bank of America se ha visto forzada a revisar sus cuentas por las cargas legales asociadas al expediente, que promete ser masivo. Los 400 millones de dólares (322,7 millones de euros) que reservó el banco anticipando una sanción provocaron que las ganancias de 170 millones que publicó inicialmente del tercer trimestre se transformen en pérdidas de 230 millones.

Lo sorpresa fue doble. Cuando el segundo banco por activos de EE UU presentó resultados a mediados de octubre, pocos esperaban que hubiera sido capaz de cerrar el trimestre con una ganancia por la masa que tuvo que pagar para zanjar los casos por las hipotecas basura. Ahora retoca las cuentas, algo que suele suceder en muy contadas ocasiones en Wall Street.

Citigroup hizo algo similar la semana pasada, al anunciar unas cargas adicionales de 600 millones en el tercer trimestre también por la misma investigación del fraude en las divisas. Estas dos cifras, sin embargo, no son una indicación de la multa que finalmente pueden llegar a pagar las dos entidades y tampoco está claro en este momento si la reprimenda irá acompañada por acciones penales.

Al explicar el borrón, sugiere que está negociando una solución con los reguladores en EE UU por los fallos en su sistema de negociación del cambio de divisas y en los controles internos que aplica en esta unidad de negocio. El mercado de divisas está valorado en 5,3 billones de dólares y es uno de los frentes en los que se concentran ahora los reguladores para exigir cuentas.

Esta semana, JPMorgan Chase admitía en una nota a los inversores que estaba siendo objeto de la investigación que lleva adelante el Departamento de Justicia. Las agencias reguladoras en Reino Unido y otros países también examinan las prácticas de una docena de grandes bancos. El mayor grupo por activos de EE UU anticipó que el coste legal se acerca a los 5.900 millones.

El temor es que los agentes de tipo de cambio hayan tomado ventaja en las operaciones que realizaban con divisas, aprovechando las debilidades del sistema para ir por delante de sus clientes. Por eso los controles internos que aplican los bancos son claves para evitar abusos. Los dos grupos financieros dicen estar cooperando con los investigadores y esperan ya ser sancionados.