Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos centrales alertan contra la “ilusión de liquidez permanente”

El BIS dice que la volatilidad ha vuelto a niveles "excepcionalmente bajos" tras el repunte de agosto

Jaime Caruana, director del Banco Internacional de Pagos.
Jaime Caruana, director del Banco Internacional de Pagos. REUTERS

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, en sus siglas en inglés) observa niveles muy bajos de volatilidad en los mercados, indicador que mide las variaciones de precios de los activos y que significa que "se toman altos riesgos" por "la ilusión de liquidez permanente" obviando que se mantienen los riesgos. En su último informe trimestral, publicado hoy, este coordinador de los bancos centrales dice que "la volatilidad ha retornado a niveles excepcionalmente bajos tras repuntar brevemente a principios de agosto".

Las tensiones geopolíticas afectaron sólo brevemente a finales de julio y comienzos de agosto a los mercados financieros tras la publicación de datos macroeconómicos débiles en Europa y por la creciente preocupación por la situación en el Este de Ucrania y en Oriente Medio, según el BIS.

En este periodo los inversores se retiraron del mercado de bonos de alta rentabilidad y calificación mínima (CCC+ y más baja), lo que incrementó los diferenciales de esos bonos de empresas de EEUU 70 puntos básicos y de la zona del euro 130 puntos básicos, dijo el director del Departamento Económico y Monetario del organismo con sede en Basilea, Claudio Borio.

Un 35 % de la deuda emitida por empresas europeas y estadounidenses en el segundo trimestre de este año fue calificada por debajo del grado de inversión

Un 35 % de la deuda emitida por empresas europeas y estadounidenses en el segundo trimestre de este año fue calificada por debajo del grado de inversión (BB+ o más bajo). En el caso de EEUU, este nivel de deuda de alta rentabilidad (y riesgo) fue mayor entre 2004 y 2007 -el periodo que llevó a la crisis financiera global- pero representa un récord para las empresas de la zona del euro.

Pero a finales de agosto los precios de las acciones habían recuperado prácticamente sus pérdidas y la volatilidad volvió a las profundidades vistas a comienzos de julio, dice el informe trimestral el banco de los bancos centrales, cuya sede se encuentra en la ciudad suiza de Basilea.

La reducción de la incertidumbre económica y las condiciones monetarias inusualmente acomodaticias explican este nivel de volatilidad tan bajo. "Los participantes en los mercados parecen estar seguros de que, en caso de necesidad, los bancos centrales estarán ahí para calmar las cosas y esto disminuye la volatilidad en el mercado de bonos y las primas por plazo" (primas que tienen en cuenta la diferencia esperada en los tipos de interés a corto y largo plazo), dijo Borio.

"Tipos de interés inusualmente bajos, volatilidad baja y la búsqueda de rentabilidad van de la mano y es un error frecuente considerar que niveles muy bajos de volatilidad y diferenciales de riesgo son una señal de bajo riesgo, cuando en realidad son una señal de que se toman riesgos elevados. Esta vez no es diferente", advierte Borio.

"La ilusión de liquidez permanente es tan predominante ahora como en el pasado", añadió. El Banco Central Europeo (BCE) conducirá el próximo jueves la primera operación de financiación a cuatro años, a un tipo de interés fijo del 0,15 %, condicionada a que los bancos presten a las empresas y hogares. El BCE bajó a comienzos de mes las tasas de interés rectoras y anunció la compra de bonos de titulización de activos (ABS) y de bonos garantizados (cédulas).

En reacción la rentabilidad de los bonos a dos años de Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Irlanda y Holanda se adentró en terreno negativo. Los inversores prevén que la Reserva Federal estadounidense (Fed) comenzará a sus subir sus tasas de interés a mediados de 2015 y que las incrementará hasta 125 puntos básicos en un periodo de un año y tienen las mismas expectativas en el caso de los tipos de interés en el Reino Unido.

Sin embargo, es posible que los tipos de interés permanezcan en la zona del euro en el 0,05 % actual hasta finales de 2016. "El baile continúa hasta que la música se para y cuanto más tiempo y más alto se toque la música, más ensordecedor es el silencio que sigue. Los mercados no serán líquidos cuando más se necesite la liquidez y a pesar de todo la ilusión de liquidez permanente es tan relevante ahora como en el pasado", según Borio.

"Los riesgos geopolíticos y macroeconómicos no han desaparecido y los bancos centrales han dejado claro que las decisiones de política monetaria no están predeterminadas y dependen de los datos económicos", dijo el director del Departamento Económico y Monetario del BIS.