Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Draghi dice que “ajustará sus medidas” pero exige a los Gobiernos que cumplan

Draghi se mostró “confiado” sobre las herramientas para impulsar el crédito y el crecimiento

Mario Draghi, presidente del BCE, y Janet Yellen, presidenta de la FED.
Mario Draghi, presidente del BCE, y Janet Yellen, presidenta de la FED. AP

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se mostró este viernes “confiado” sobre la efectividad de las medidas que anunció a principios de junio para mejorar el crédito y consolidar el crecimiento económico en la eurozona. Insinuó que puede haber algunas medidas extraordinarias más allá de las anunciadas, a través de “ajustes”. Sin embargo, advirtió de que las políticas monetarias tienen límites y solo serán efectivas si los países miembro ponen de su parte. Por eso exigió a los Gobiernos que cumplan con sus objetivos.

“Confío en que el paquete de medidas que anunciamos a principios de junio contribuirá al impulso de la demanda esperada dentro de la zona del euro y estamos dispuestos a ajustar aún más la posición de nuestra política”, anunció el italiano en la reunión de banqueros centrales celebrada en Jackson Hole, en Estados Unidos. El discurso, que el BCE facilitó tras la intervención de Draghi, giró entorno al problema del desempleo. Y se centró en el papel básico que los distintos socios del euro juegan para lograr que la débil economía europea vuelva al crecimiento. “Las medidas estructurales nacionales que puedan abordar estos problemas ya no pueden ser retrasadas”, advirtió. “Esta agenda reformista abarca el mercado de trabajo, el mercado productivo y acciones para impulsar los negocios”, recordó el presidente del supervisor europeo.

El banquero central subrayó la necesidad de tomar medidas en el mercado de trabajo, que muestra enormes disparidades entre los países, lo que supone una desventaja que aporta “fragilidad” a la Unión Europea. En este punto se detuvo para analizar algunas particularidades de España o Irlanda. Aunque enfatizó los malos datos del mercado laboral español y recordó que tienen tasas de desempleo del 25%, también subrayó que desde que se tomaron medidas estructurales en 2012 se observan mejoras. “Teniendo en cuenta los elevados costes que conllevaría que la cohesión de la Unión se viera amenazada, todos los países deberían tener interés en lograr un alto nivel de empleo sostenible”, recordó.

Las medidas en las que dijo confiar Draghi para apuntalar el crecimiento europeo son las que anunció en junio. Además de rebajar con efecto inmediato los tipos de interés al mínimo en sus 15 años de historia, rozando ya el 0%, e incluso imponer una tasa de depósito negativa para cobrarle a los bancos que dejan su dinero en Fráncfort, anunció medidas para dotar de mayor liquidez al sistema. Impulsó una barra libre de hasta 400.000 millones de euros para la banca, con la condición de que preste ese dinero a empresas y consumidores, entre otras medidas excepcionales.