PORTUGAL BANCA

Vítor Bento asume la presidencia del Banco Espírito Santo

La entidad adelanta el cambio en la cúpula presionada por el supervisor luso

Un cajero del Banco Espirito Santo en Lisboa.
Un cajero del Banco Espirito Santo en Lisboa.F. Seco / AP

Un nuevo equipo directivo liderado por el economista portugués Vítor Bento llevará desde este lunes las riendas del Banco Espírito Santo (BES), que adelantó el cambio ya anunciado en la cúpula de la entidad después de verse sometido a una intensa presión en los mercados durante la semana pasada. En un comunicado enviado al regulador bursátil luso, el BES informó de que decidió "cooptar" a Vítor Bento, José Honório e Joao Moreira Rato para los cargos de presidente, vicepresidente y administrador financiero, respectivamente.

Los nuevos gestores fueron propuestos la semana pasada por el mayor accionista del banco, el Espírito Santo Financial Group (ESFG), con el consenso del grupo francés Crédit Agricole, que detenta un 15% del capital del BES. El nombramiento de Bento, que deberá ser ratificado el próximo 31 de julio por los accionistas en Asamblea General, supone la salida de los hasta ahora responsables del banco, entre ellos Ricardo Salgado, presidente de la entidad desde hace 22 años. También abandonan la directiva José Manuel Pinheiro y José Maria Ricciardi. De esta forma, el clan de los Espírito Santo se aleja de la gestión del BES, lo que en Portugal es interpretado como una exigencia del banco central luso para separar la entidad del grupo empresarial al que pertenece.

Más información

El supervisor portugués tendrá que dar su aval final a los nuevos gestores, puesto que tiene la obligación de certificar la "idoneidad" de los responsables de las entidades financieras en el país.

El nombramiento se produce después de una semana de grave inestabilidad en el Grupo Espírito Santo, debido a las sospechas de posibles impagos en algunos créditos concedidos a empresas. Las turbulencias bursátiles y las fuertes pérdidas forzaron el jueves la suspensión de la cotización del banco en la Bolsa de Lisboa y la de su mayor accionista, el ESFG.

La entidad volvió a cotizar al día siguiente tras precisar su exposición a otras empresas a la Comisión de Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) portuguesa, que cifró en 1.180 millones de euros. La institución bancaria, la primera en activos del país, garantizó que cuenta con un capital propio suficiente para asumir eventuales pérdidas e impagos de los créditos concedidos.

El Gobierno y el Banco de Portugal también lanzaron el pasado viernes un mensaje de calma a los inversores y clientes sobre la solidez de la solvencia del BES.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Juegos

Lo más visto en...

Top 50