Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% de la banca europea tiene problemas, según la EBA

Los datos de la AEB reflejan que el 75% del margen financiero se obtiene fuera de España

Sede del banco Bilbao Vizcaya Argentaria ( BBVA) en Bilbao.
Sede del banco Bilbao Vizcaya Argentaria ( BBVA) en Bilbao. Reuters

Las entidades financieras españolas y europeas siguen sin salir de la tormenta en la que entraron en 2008. La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), publicó este miércoles su informe de junio sobre los riesgos y vulnerabilidades del sector. En su opinión, los ingresos y la rentabilidad de los bancos de la UE continúan enfrentándose a dificultados. La autoridad, que pilotará el análisis de la calidad de activos (AQR) de la banca, considera que el 39% de los activos totales del sector tiene una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) de menos del 4% hasta diciembre de 2013. Esta cifra dificulta captar capital en los mercados. “Este hecho, combinado con el nuevo entorno regulatorio, la modesta perspectiva de crecimiento y un entorno de tipos bajos, presenta un desafío sobre la sostenibilidad de los modelos de negocio de algunos bancos”, concluye.

Para la EBA, el deterioro de la calidad de los activos plantea interrogantes sobre el futuro a corto plazo de los resultados de los bancos. No obstante, reconoce la mejoría de la confianza de los mercados, el proceso de desapalancamiento de las entidades, la reducción de los activos de riesgo, pero apunta: “La calidad de las carteras de crédito de algunos bancos ha seguido disminuyendo y sigue siendo una preocupación”. Con estas palabras, augura duros resultados en los exámenes de la banca.

Y la situación en España también tiene señales peligrosas. Según los datos de la Asociación Española de Banca (AEB), el desglose de las cuentas consolidadas e individuales permite comprobar el gran problema del sector: el 75% del margen de intermediación, la principal partida de la cuenta, se obtiene fuera de España hasta marzo. Es decir, son las filiales extranjeras del Santander y BBVA las que logran un margen que ya no se encuentra en España. Este supone que el resto de bancos, que solo están en España, tendrán dificultades para ser rentables el futuro.

Para compensar este frenazo en los ingresos, las entidades en España (sin tener en cuenta el negocio en el extranjero) han vendido sus carteras de deuda pública con lo que han logrado beneficios de 2.346 millones, un 87% más. Pero esta inyección de ingresos no es recurrente, es decir, se quema y no vuelve. Así, el margen de intermediación cae un 11%. Esto se refleja en la rentabilidad sobre recurros propios, ROE, que cae del 7,8% al 5,38%.

La esperanza para el sector es, como indicó Pedro Pablo Villasante, secretario general de la AEB, que se recuperen las grandes dotaciones realizadas: 174.000 millones desde el comienzo de la crisis, y que se apunten como beneficios. Esta cifra supone casi 2,5 veces el beneficio neto declarado por los bancos en este periodo. La patronal cree que la “la normalización del sector no llegará hasta 2016”.