Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Etiquetas que todo lo aguantan

The Stikets Company vende por internet cinco millones de rótulos

Stephanie Marko y María José Rivas, socias de Stikets.
Stephanie Marko y María José Rivas, socias de Stikets.

Primero, diseñan y producen etiquetas personalizadas para marcar todo lo que a uno se le pueda ocurrir, desde un chupete, a una mochila o una prenda de vestir. Después, las venden y distribuyen a través de Internet a todo tipo de empresas, colectivos y particulares. Las madres son sus principales clientes. Esa es la actividad de The Stikets Company, una empresa creada por Stephanie Marko, una norteamericana tan integrada en Cataluña que se expresa mejor en catalán que en castellano, y su amiga María José Rivas.

Ambas gestionan esta exitosa compañía con sede en Igualada (Barcelona). ¿Su nexo de unión? Ser dos madres que padecieron el sufrimiento impuesto por los colegios: la ropa y el material de los niños debía ir siempre marcado para evitar confusiones. Como dice María José, “en los genes de una madre está buscar solución a los problemas de sus hijos”. Y eso hicieron estas emprendedoras, aunque enseguida se dieron cuenta de que la tarea no iba a ser fácil; fue cuando comprobaron que ninguna de las etiquetas que había en el mercado resistía el paso del tiempo y el clima sin despegarse. ¿Solución? Inventarían ellas unas nuevas.

A día de hoy, estas dos empresarias llevan más de 50.000 pedidos y cinco millones de etiquetas entregadas. “Hemos invertido mucho dinero y esfuerzo en optimizar nuestro sistema de producción de etiquetas para que los clientes tengan sus pedidos lo más rápido posible”, indica María José.

Cuando ambas socias miran atrás y recuerdan lo complicados y peculiares que fueron los comienzos de The Stikets Company, no pueden por menos que sonreír. Según Stephanie, “fueron nuestros propios hijos quienes, implicándose mucho en el proyecto, llevaron las etiquetas que diseñábamos pegadas a la ropa y al material escolar. Esto nos sirvió para ver cuál funcionaba mejor. También otras madres probaron nuestros productos, lo que nos permitió hacer un estudio de mercado de bajo coste, pero muy efectivo”.

Perfil y proyectos

Stephanie Marko es de Dakota del Sur (EE UU) y viene del mundo del marketing, y María José Rivas, de Madrid, estudió diseño. Llevan muchos años en Cataluña y ambas decidieron dejar sus trabajos para cuidar de sus hijos.

The Stikets Company quiere aumentar su presencia internacional, crear una incubadora de empresas para ayudar a otras mamás emprendedoras y producir láminas decorativas para dispositivos electrónicos, carpetas y paredes.

Stephanie y María José comenzaron a montar su empresa en 2010 en el garaje de la casa de la primera. Stephanie explica que “aquella fue la mejor manera de compaginar el cuidado de nuestros hijos con nuestro trabajo”. Invirtieron los 30.000 euros de ahorros que ambas tenían, “no quisimos endeudarnos, así que lo que hicimos fue poner muchas horas de trabajo. Hicimos muchas pruebas hasta que dimos con vinilo y un tejido termosoldable que nos convenció plenamente”.

El siguiente paso fue tener un desarrollo informático capaz de poner cualquier nombre en las etiquetas y que, además, permitiera al cliente diseñar y encargar su pedido automáticamente por Internet. “Damos muchas opciones de personalización para los tipos de letra, dibujos y colores. La verdad es que nuestra web no quedó nada mal, si tenemos en cuenta que en 2011 nos dieron el Premio Ecommretail al sitio con mejor diseño y usabilidad”, presume María José.

El espacio pronto se quedó pequeño, así que decidieron trasladar The Stikets Company a su actual ubicación, una nave en el centro de Igualada donde trabajan ocho personas. Además, como señala Stephanie, “las madres siguen siendo nuestras mejores clientas”, pero los consumidores han ido descubriendo otros muchos nuevos usos para las etiquetas de la compañía. Un curioso encargo que les hicieron, cuentan, fue el de un hotel que nos pidió etiquetas para marcar los secadores de las habitaciones.

No hay más que ver hablar entre sí a estas dos emprendedoras para darse cuenta de la complicidad que existe entre ellas… complicidad que han sabido trasladar a su empresa. Si María José puso en los activos de The Stikets Company sus conocimientos de diseño, Stephanie aportó su experiencia en marketing. De ella son ideas como los descuentos para las mamás stikets que dan difusión a la marca o no tener mínimos de compra. Con fórmulas de negocio como éstas esta pequeña empresa consigue llegar con sus productos a clientes (no solo madres) de España, Uruguay, Chile, Francia, Alemania o EE UU.