Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lágrimas de alegría frente a la fábrica

Los empleados de la planta madrileña celebran su triunfo frente a la dirección

Empleados de la fábirica de Coca Cola en Fuenlabrada celebran la anulación de los despidos por parte de la Audiencia Nacional
Empleados de la fábirica de Coca Cola en Fuenlabrada celebran la anulación de los despidos por parte de la Audiencia Nacional

Si algo se vivía este viernes en Fuenlabrada, donde está la que ha sido durante años la segunda planta embotelladora más grande de Coca-Cola en España, era felicidad. Y también emoción, lloros y muchos abrazos. Los empleados de la fábrica —que lleva semanas completamente parada— y sus familiares han acudido a celebrar y brindar por el fallo de la Audiencia Nacional, que ha anulado los despidos del expediente de regulación de empleo que aplicó la empresa, y no paraban de cantar contra la dirección de la empresa y en honor de los meses en los que la plantilla ha estado inmersa en paros, manifestaciones y marchas contra el cierre.

Cuando me lo ha dicho un compañero me he echado a llorar, como si me hubiera tocado la lotería”

Uno de los primeros en recibir la noticia fue Juan Carlos Asenjo, portavoz de CC OO en Casbega Fuenlabrada, que aseguró que el de hoy ha sido “un día lleno de futuro, de emoción y tensión”. Mientras hablaba por teléfono, no paraba de recibir abrazos y felicitaciones de todos los compañeros. Justo cuando salió de la caseta del campamento instalado delante de la fábrica, sus compañeros le corearon a gritos. “Tú sí que vales”, le repetían, lo que casi le hizo saltar las lágrimas. “Realmente los que valéis sois vosotros. A vosotros os tengo que agradecer que hayáis creído en esta lucha encomiable por el mantenimiento de los puestos de trabajo. Hoy es un día festivo para todos”, remarcó ante sus compañeros, que acudieron a la celebración espontánea.

Los empleados de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada celebran la anulación de los despidos ampliar foto
Los empleados de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada celebran la anulación de los despidos

Israel Saavedra, que trabajaba en el laboratorio de control de calidad hasta que cerró la planta, no se lo creía. “Cuando me lo ha dicho un compañero me he echado a llorar, como si me hubiera tocado la lotería”, decía este fuenlabreño de 44 años, casado y con dos hijos, y empleado de Casbega desde hace 13 años.

La vicealcaldesa de Fuenlabrada, Teresa Fernández (IU), y Leandro Pulido, delegado sindical y miembro del comité de empresa, se fundieron en un abrazo casi interminable a las puertas de la fábrica. “Ellos son los verdaderos terroristas [en referencia a la empresa], que han querido dejar a sin trabajo a unos empleados que se han unido ante ellos con mucha fuerza y que han recibido muchos apoyos. Somos un símbolo y un precedente del que ni nos estamos dando cuenta”, destacaba Pulido. La concejal de IU calificó la lucha de la plantilla de ejemplar. “Gracias por darnos a todos un ejemplo de dignidad y de lucha”. Y de fondo, vítores de la plantilla: “sí se puede, sí se puede”, “Sí, sí, si, la fábrica en Madrid” y “No queremos su dinero, queremos trabajar”. La cerveza y los refrescos corrían de mano en mano. Eso sí, de la competencia, porque los afectados por el ERE ya dijeron que mientras Madrid no fabricara Coca-Cola, no la consumirían.

Las lágrimas aparecían en cada esquina del campamento, ante el final a semanas y semanas de lucha. Era el caso de María Teresa Chaparro, hija de un extrabajador que estuvo 30 años en Fuenlabrada y esposa de un empleado que lleva 28 años en plantilla. “Lo he pasado fatal. Padezco ansiedad y este tiempo he tenido que aumentar la medicación porque no sabía cómo íbamos a salir de todo esto, que era una gran injusticia”, decía entre lágrimas.

Más información