Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de empleados del Banco de España trabajarán en el BCE a final de año

El Mecanismo Único de Supervisión se nutrirá de personal de los bancos centrales del euro

El símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo
El símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo EFE

 Este ejercicio será el año cero para el nuevo supervisor europeo, denominado Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que estará bajo la órbita del Banco Central Europeo (BCE). Su objetivo será controlar a los grandes bancos, pero tendrá potestad sobre las 5.927 entidades de la Unión Europea. Este superorganismo se nutrirá de personal de los bancos centrales de la eurozona, así como de ejecutivos del mercado que han sido fichados.

El Banco de España ha aportado tres ejecutivos al puente de mando, compuesto por 11 ejecutivos

El Banco de España estará entre los organismos que más profesionales aporten, según fuentes del Eurosistema. Alrededor de 100 ejecutivos trabajarán en Fráncfort para el próximo diciembre. Hasta la fecha hay 55 ya destinados: 37 inspectores y 18 técnicos, como informáticos o abogados.

Sin embargo, lo más importante es que el Banco de España ha aportado tres ejecutivos al puente de mando, compuesto por 11 ejecutivos. El único director general del MUS que procederá de un banco central será Ramón Quintana. Los otros tres proceden del mercado. El área de Quintana será la que más bancos tenga bajo su jurisdicción.

En un segundo nivel estarán Margarita Delgado y Linette Field (de origen británico, pero que ha realizado su carrera en el Banco de España) como directoras generales adjuntas. Además, habrá 14 jefes de sección y jefes de división. Los responsables que se van incorporando no se ocuparán de los grandes bancos españoles que ahora están siendo examinados —a través de la prueba de análisis de la calidad de los activos y posteriormente el test de estrés— con el fin de evitar posibles favoritismos.

El sistema de fichajes ha sido voluntario y los empleados del Banco de España han presentado sus candidaturas ante el BCE.

La marcha del centenar de empleados exigirá una reestructuración del Banco de España. Sin embargo, el organismo dirigido por Luis Linde perderá parte de sus funciones en favor del BCE, sobre todo la de supervisión, que realizará por delegación. Esta circunstancia obligará a esperar unos meses hasta que se reorganicen de forma completa. El Banco de España tendrá la misión de actuar como coordinador de la entidad de Fráncfort, que le delegará funciones de control de entidades españolas, sobre todo para las que tengan menos de 30.000 millones de euros en activos.

El MUS incluirá tanto los países cuya moneda es el euro, como aquellos que tienen otra moneda, pero que han decidido establecer una cooperación estrecha con este organismo.

Los principales objetivos del MUS serán velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo y aumentar la integración y la estabilidad financieras en Europa. Corresponderá al BCE garantizar el funcionamiento eficaz y coherente del MUS, en colaboración con las autoridades nacionales.