Tres de cada cinco trabajadores cree que cobra demasiado poco

Una encuesta elaborada por Edenred e Ipsos afirma que el 84% de los españoles dedica mucho tiempo a su empleo

La cadena de montaje de la fabrica de Nissan en Barcelona.
La cadena de montaje de la fabrica de Nissan en Barcelona. Joan Sánchez

La reducción de los salarios ha dejado una estela en medio de esta crisis: un 62% de los trabajadores españoles está insatisfecho con su poder adquisitivo. Tal es el desgaste que se ha tenido en el mercado laboral que un 41% está solo de vez en cuando orgulloso con la labor que realiza, según una encuesta realizada por Edenred e Ipsos.

La crisis por la que atraviesa Europa y el apretón de tuercas que ha aplicado el Gobierno con la Reforma Laboral, aprobada en la primavera de 2012, han hecho estragos: ahora se trabaja más y la motivación se reduce. De acuerdo con el sondeo, el 84% de los empleados asegura dedicar demasiado tiempo a su trabajo, siendo un 1% menos que en 2013. Un porcentaje que alcanza el 94% entre los directivos. Además, un cuarto de los empleos siente que el grado de motivación disminuye.

Además, desde el estudio se desprende que el nivel de estrés ha venido aumentando: el 40% de los españoles da una nota entre ocho y 10 el nivel de estrés que sufre en el trabajo. En 2013 el porcentaje era de un 37%. Los trabajadores del sector público son los que reconocen tener el menor nivel de estrés.

Más información
Salarios irremediablemente a la baja
2014: Salarios a la baja, precios al alza
Los salarios suman cuatro trimestres a la baja por primera vez en casi dos décadas
Moderación salarial frente a políticas para el crecimiento
Los mejores sueldos
UGT denuncia que los salarios públicos retroceden al año 2007
El club de los ‘milloneuristas’
Toxo condiciona el pacto salarial a una subida “moderada”
España prorroga la moderación salarial en el cuarto trimestre

La encuesta, realizada en ocho países europeos (Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, España, Italia, Portugal y Suecia) entre 8.800 empleados de los cuales 800 eran españoles, revela que la principal preocupación para el 54% de los españoles es mantener su puesto de trabajo. Además, el 65% cree que les resultará difícil encontrar un puesto similar si pierden el actual. Este pensamiento afecta especialmente a los empleados que no ocupan puestos directivos.

A pesar de las preocupaciones laborales, el 62% es optimista acerca de su futuro profesional en la empresa (5% más que en 2013) y el 65% lo es sobre el futuro de compañía. "Europa está sumida en una crisis económica desde 2008 y en España, como en el resto de los países del sur de Europa, ha tenido un gran impacto", destaca el análisis.

Trabajadores felices

¿Una persona que trabaja más y que se siente insatisfecha, puede sentirse feliz? La respuesta es variable, pero según la encuesta de Edenred e Ipsos muestra que el 89% de los trabajadores españoles asegura sentirse contento en su trabajo. “Este indicador, dentro del contexto de la crisis económica que atraviesa el país, pone de relieve la importancia y el valor que el empleado español da a su puesto de trabajo”, añade el sondeo.

Pero quizás dentro de esa felicidad exista algo de frustración. Para medirlo, el análisis utiliza el blurring, que es lo mismo al solapamiento entre la vida laboral y la privada. Este sentimiento negativo está ligado al rápido crecimiento que han experimentado las nuevas tecnologías con las que cuentan los empleados, que permiten trabajar desde cualquier parte y a cualquier hora. De hecho, el 46% de las empresas europeas cuentan con teléfonos inteligentes para sus empleados. Es más, el 69% de los trabajadores declara tener un alto nivel de implicación asociado a su actividad laboral.

Pero si se habla de estar satisfechos dentro de Europa, en Bélgica el 94% de sus trabajadores se sienten felices, mientras que en Alemania la felicidad llega al 91%. Los menos felices son los italianos con un 86% de sus empleados en esta condición.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS