Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BANCA

Las antiguas cajas vuelven a beneficios en 2013 por los impuestos

El sector gana 3.482 millones pese a sufrir un resultado de explotación negativo

Reduce sus oficinas en un 34% y el número de empleados en un 29% desde 2008

El conjunto de entidades financieras que corresponde con las antiguas cajas de ahorros volvió a beneficios en 2013 con 3.482 millones de euros gracias a la partida de impuestos y el canje de preferentes, según informó este viernes la patronal CECA. Con este balance, el sector deja atrás las pérdidas multimillonarias de 2012, cuando sufrió unos números rojos de 39.279 millones por la necesidad de sanear el ladrillo de sus cuentas.

El regreso a las ganancias, sin embargo, no se debió a la recuperación del negocio, que siguió lastrado por la recesión que sufrió el país durante la primera mitad del año y el precio del dinero en la eurozona, que está en mínimos. En este sentido, tanto el margen de intereses como el margen bruto, retroceden. Y eso que en el primero de estos apartados las cajas suman a su favor 4.467 millones obtenidos con el canje de las polémicas preferentes.

Frente al descenso del 12% en el margen de intereses, el propio del negocio bancario y que ha evolucionado igual en toda la banca, hasta los 10.775 millones, la contención en el gasto permite elevar el margen de explotación, que avanza un 12,4% y roza los 9.500 millones en 2013. El problema es que a esta cifra hubo que restarle el dinero de las cajas destinaron a provisiones con las que hacer frente al deterioro de activos y al alza de la morosidad. Así y aunque las dotaciones fueron casi una quinta parte de las de 2012, el saneamiento costó al sector 11.200 millones.

Con ello, el resultado antes de impuestos fue negativo. En concreto, de 1.139 millones. No obstante, el cómputo de los créditos fiscales, que equivalen a derechos de cobro del banco frente a Hacienda en previsión de beneficios futuros, compensa los números rojos y los convierte en ganancias.

Por otra parte, la CECA destaca que las antiguas cajas ya han completado el 86% del proceso de ajuste iniciado en 2008. En este proceso, el número de oficinas ha bajado en un 33,9% y el número de empleados en un 29,5%.