Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P mejora la perspectiva de Portugal antes de dar por terminado el rescate

La agencia prevé un crecimiento promedio del 1,4% anual entre 2014 y 2015

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho Ampliar foto
El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho

Standard & Poor's (S&P) ha dado un espaldarazo a Lisboa. La calificadora crediticia ha revisado a estable desde negativa la perspectiva de Portugal, ante una recuperación de la economía y del mercado laboral, que la agencia ha evaluado como "más rápida de lo prevista", a pesar de que en 2013 el PIB luso cayó un 1,4% y la tasa de paro se ubicó en 15,2%. S&P además ha resaltado la correcta aplicación de reformas que ha hecho el Gobierno para salir del rescate ofrecido por la troika

De este modo, la agencia podría elevar la nota de Portugal si el Gobierno continúa implementando las reformas estructurales después de dar por finalizado el programa de rescate y en caso de que se aprecie una aceleración del proceso de desendeudamiento del sector privado. Fue en 2012, cuando la agencia rebajó la nota de solvencia de Portugal al nivel especulativo o de bono basura, al pasar desde BBB- hasta BB, su actual nivel. 

"Pensamos que Portugal registrará un crecimiento promedio del 1,4% anual entre 2014 y 2015, principalmente apoyado en el crecimiento de las exportaciones", han indicado los analistas de la calificadora, que también confían en una "gradual recuperación" de la demanda del sector privado a medida que mejora la situación del mercado laboral en Portugal.

No obstante, la agencia ha advertido de que la demanda doméstica seguirá viéndose afectada por los elevados niveles de deuda de los hogares y empresas y por el riesgo de hacer frente al servicio de la misma como consecuencia del descenso de los ingresos de empresas y familias. En este sentido, S&P ha recordado que los datos del Banco Central de Portugal cifran la deuda pública y privada del sector no financiero en un 445% del PIB a finales de 2013, lo que supone únicamente un descenso de medio punto porcentual en un año y es todavía un 22% superior al endeudamiento existente en 2008.

La calificadora de riesgos ha considerado que, a pesar de la mejora de los flujos externos "las vulnerabilidades externas de la economía persisten" como consecuencia de la significativa deuda exterior de Portugal, cuyos costes de financiación para el sector privado aún son relativamente elevados.

El final del rescate está programado para el 17 de mayo, después de tres años que implicaron una brutal subida de impuestos, la eliminación de las pagas extras a los funcionarios y pensionistas, la bajada de salarios y un alza del IVA (hasta el 23%) para los portugueses.

Más información