Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mejora de los bonos argentinos refuerza la indemnización a Repsol

La cotización en los mercados apunta a que recibirá títulos con un nominal de unos 5.400 millones de dólares por YPF al activarse los títulos de reserva

Antonio Brufau, presidente de Repsol, el pasado marzo.
Antonio Brufau, presidente de Repsol, el pasado marzo. REUTERS

El complejo acuerdo por el que el Gobierno argentino accedió a indemnizar a Repsol por la nacionalización en 2012 del 51% de la petrolera YPF dejaba pendiente la cuantificación definitiva de los títulos de deuda a entregar. La evolución en los mercados de los valores ya emitidos y la estimación del valor del bono pendiente de emitir están jugando a favor de que Repsol pueda hacer efectiva la indemnización de 5.000 millones de dólares (unos 3.600 millones de euros) sin excesivos problemas, gracias también a las cláusulas de garantía que la empresa presidida por Antonio Brufau logró que se incluyesen en el acuerdo.

Los anexos incluidos en el pacto regulaban con todo detalle el modo de calcular el valor de los bonos, con las pantallas del terminal financiero Bloomberg a utilizar, los cinco bancos de inversión relevantes a la hora de fijar las cotizaciones (Bank of America, Goldman Sachs, Citibank, JP Morgan y UBS) y el método para extrapolar el valor del bono que aún no cotiza en los mercados.

Fuente: Bloomberg y Repsol. ampliar foto
Fuente: Bloomberg y Repsol.

Aún es pronto para hacer el cómputo definitivo, pero fuentes financieras calculan que, en función de la evolución de los mercados, Repsol recibiría títulos con un valor nominal de unos 5.300 a 5.400 millones de dólares (contando la cartera adicional). Además, la revalorización de la deuda argentina durante el periodo de cómputo permite calcular que el valor de mercado de los títulos que recibirá cubrirá los 5.000 millones de dólares con cierta holgura.

De lo que no cabe ya duda, vista la cotización de la deuda argentina, es que será necesario recurrir a la “cartera adicional contingente”, esto es, a la reserva de bonos prevista para el caso de que el valor de mercado de los títulos inicialmente previstos por importe nominal de 5.000 millones de dólares no alcanzasen un valor de mercado de al menos 4.670 millones de dólares. Según cálculos financieros, vista la evolución de los bonos, será necesario entregar títulos de deuda por cerca de 5.400 millones de dólares de valor nominal para alcanzar ese valor de mercado, medido con referencia a las cotizaciones de los cinco bancos de inversión citados durante un periodo de 90 días previo a su entrega.

Los títulos se han revalorizado desde que se anunció el acuerdo

La cifra no es aún definitiva porque, una vez aprobada la ley sobre la indemnización el pasado jueves, hace falta que se terminen de cumplir algunas condiciones suspensivas menores del acuerdo. Dos días hábiles después de que eso ocurra se harán las valoraciones definitivas y otros cuatro días más tarde se cerrará la operación, con la emisión y entrega de los títulos.

Se espera que el grupo venda acciones de YPF en Bolsa en mayo

Pero además, se da la circunstancia de que la cotización de los bonos argentinos de referencia para calcular la indemnización ha ido de menos a más durante el periodo de cómputo, con lo que la media es inferior a los precios más recientes. Eso refuerza la posición de Repsol. Ahora mismo, la cartera que recibiría la compañía española ya superaría en valor de mercado los 5.000 millones de dólares. El propio acuerdo con Repsol, así como otras medidas de mayor realismo económico adoptadas por el Gobierno argentino, están entre los factores que han contribuido a la mejora de la cotización.

En todo caso, el acuerdo de indemnización es pro solvendo, esto es, la deuda solo se extingue por su efectivo cobro, sea por la venta de los bonos o por su amortización a vencimiento. En ningún caso Repsol recibirá más de los 5.000 millones de dólares (intereses al margen) porque cuando eso ocurriese el resto de bonos en su poder se daría por amortizado automáticamente. Pero el hecho de que los bonos hayan mejorado su cotización concede a Repsol mayor flexibilidad financiera a la hora de decidir cuándo y cuánto vende para ir haciendo efectiva la liquidación. La mayoría de los analistas cree que Repsol tratará de monetizar más pronto que tarde los bonos para contar con flexibilidad financiera para abordar nuevas compras e inversiones.

Repsol también tiene pendiente decidir cuándo vende el 11,85% que aún mantiene en su poder y que está valorado en unos 1.500 millones de dólares, pues también se ha revalorizado al despejarse las incertidumbres sobre la compañía. Según fuentes financieras citadas por la agencia International Financial Review (IFR), se espera que Repsol ponga a la venta ese paquete en mayo. Las mismas fuentes señalaron que aunque el mandato de venta no está aún adjudicado, entre los posibles candidatos para gestionar la colocación se sitúan Credit Suisse, Deutsche Bank y Citigroup. Otras fuentes financieras señalaron que veían difícil acometer pronto una colocación acelerada de ese volumen. La compañía declinó hacer comentarios.

La evolución facilita que la petrolera haga efectiva su compensación

Así como la indemnización por el 51% expropiado por el Gobierno argentino le ha supuesto a Repsol apuntarse importantes minusvalías, en el 11,85% restante de YPF la compañía española tiene plusvalías latentes.