Pescanova acepta el órdago de la banca y trata de evitar la liquidación

La compañía entregará el lunes en el juzgado una modificación del convenio El juez, que advirtió de que no aceptaría nuevos planes, deberá decidir si acepta los cambios La nueva propuesta reduce la quita para la banca y deja fuera a Damm como socio industrial

El presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti
El presidente de Pescanova, Juan Manuel UrgoitiEFE

Salvar Pescanova se está convirtiendo en una tarea titánica. El plazo para cerrar el convenio de acreedores de la compañía, en concurso de acreedores, vence el próximo miércoles. Sin embargo, la única oferta presentada, avalada por Pescanova y elaborada por la cervecera Damm y el fondo Luxempart, no ha gustado a la banca acreedores. Las entidades consideraron que les exigían una quita de deuda excesiva y el núcleo duro de los bancos españoles dibujaron un plan b, que pensaban activar cuando la compañía fuera liquidada. La cúpula de Pescanova, sin embargo, ha decidido tratar de evitar llegar a ese extremo y el lunes presentarán el plan alternativo, que ha dibujado la banca, ante el Juzgado de lo Mercantil 1 de Pontevedra.

Se supone que el plazo para presentar ofertas de salvamento ya terminó, y ahora los acreedores debían sumarse o no al ya existente, el de Damm. Sin embargo, Pescanova tiene previsto llevar el lunes nuevos documentos al juzgado para que admita una alternativa. Si el juez no acepta cambiar el rumbo del concurso en el último momento, el miércoles debería certificar que no hay apoyos suficientes y la compañía sería liquidada. Para tratar de que la propuesta sea aceptada, fuentes financieras señalan que no se presentará un convenio nuevo, sino una modificación del actual (muy sustancial), que cambiaría muchos puntos clave.

La diferencia entre ambas propuestas es sustancial. Para empezar, en el oficial, de Damm, la cervecera se propone como socio industrial y la banca debe aceptar recuperar solo unos 700 millones de los 3.000 que acumula la compañía. En el que la banca estaría dispuesta a aceptar, el montante recuperado ascendería hasta 1.000 millones y además capitalizarían el resto de la deuda. es el proyecto que están dispuestos a aceptar los principales acreedores, entre ellos, Sabadell, Popular, NCG, Caixabank, BBVA, y Bankia. Si esta segunda vía prospera, el consorcio formado por la cervecera catalana y Luxempart renunciaría a su plan de viabilidad para la multinacional gallega, en la que ya no jugará el papel de socio industrial, lo que además podría conllevar la salida del consejo de José Carceller.

Más información

Al margen de las dificultades que supone que se logren los apoyos necesarios por parte de los acreedores al convenio (deben apoyarlo el 51%), la pelota está en el tejado del juez Roberto de la Cruz. Admitió a trámite el 20 de marzo la propuesta de convenio de la cervecera Damm y del fondo Luxempart. El lunes 14 de abril dictó una providencia en la que acordó ampliar hasta el 29 de abril el plazo para adherirse a ese convenio de acreedores, ya que las partes no lograban alcanzar un acuerdo. Sin embargo, advirtió en su escrito de que el plazo se ampliaba "en exclusiva atención a facilitar a los acreedores la posibilidad de decidir y emitir su voto sobre la única propuesta de convenio admitida a trámite". Es decir, que no tenía intención de recibir nuevas propuestas.

Tanto el Gobierno central como el gallego han expresado su esperanza en los últimos días de que la pesquera no acabe siendo liquidada. Fuentes de la banca acreedora, sin embargo, señalaron que llegar a un acuerdo con Damm estaba siendo imposible, y acusaron a la empresa incluso de haber cambiado detalles de la propuesta de convenio antes de entregarla en el juzgado. Ante el desencuentro, las mismas fuentes señalaron que las entidades tenían intención de acudir a salvar la empresa, pero una vez se certificara su liquidación.

El conselleiro de Economía e Industria de la Xunta, Francisco Conde, aseguró este viernes, según recoge Europa Press, que no contempla la hipótesis de la liquidación de Pescanova, pero si llega, cree que tampoco supondría "el fin" de la compañía. "En la práctica, la liquidación supondría una nueva fase, un nuevo escenario, en el que la propia ley garantiza las herramientas y las condiciones adecuadas para que se garantice la viabilidad de Pescanova", insistió.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, también mostró su desacuerdo ante la posible liquidación de la empresa. "Pescanova es una compañía líder en un sector estratégico español y el Gobierno no quiere que se trocee y se proceda a la liquidación desordenada, porque el peor escenario es una liquidación. El mensaje a la banca y al consejo de administración es que queremos que tener una compañía que mantenga su actividad y su empleo", dijo el jueves.

Sobre la firma

Cristina Delgado

Es subdirectora y se encarga de la edición digital de EL PAÍS. Antes fue redactora jefa de Economía, sección en la que se incorporó al periódico, en 2008. Licenciada en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, ha realizado el máster UAM-ELPAIS y posgrados de información económica y gestión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción